Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Salud Financiera’

“El arte de la guerra” de Sun Tzu es reconocido como el mejor libro de estrategia de todos los tiempos. Al igual que en el arte de la guerra, las finanzas sanas pueden requerir de estrategias dignas de generales. He aquí algunas frases que pueden ayudarnos a emprender el camino de la libertad financiera:

Sun Tzu

“Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla”

Saber qué es lo que queremos y los instrumentos y acciones que nos pueden llevar a conseguirlo significa tener ganada gran parte de la batalla contra el caos financiero. Conocer y entender los términos bajo los cuales contratamos una hipoteca, aceptamos una tarjeta de crédito, establecemos un fondo de ahorro o elegimos una afore nos hace conocer al “adversario” y así no correr peligro en nuestra lucha hacia la libertad financiera.

“La dificultad de la lucha armada es hacer cercanas las distancias largas y convertir los problemas en ventajas”

Cuando pensamos en lo lejano y azaroso que es el camino hacia unas finanzas saludables lo que lograremos es bajar nuestra motivación. Establecer metas cercanas (un fondo para navidad), metas intermedias (un auto nuevo o una cuenta de ahorro) nos ayuda a motivarnos y hacer más fácil nuestra conversión hacia personas financieramente inteligentes.

“Nunca se debe atacar por cólera y con prisas. Es aconsejable tomarse tiempo en la planificación y coordinación del plan”

Acciones descoordinadas sin haber establecido metas de vida y ahorro nos llevarán a la inconstancia  y desmotivación. Es necesario tomar un tiempo para entender al enemigo (bancos, hipotecarias, bolsa, ofertas, etc.) y así poder construir nuestra estrategia y llevarla a la ejecución.

“Las consideraciones de la persona inteligente siempre incluyen el analizar objetivamente el beneficio y el daño. Cuando considera el beneficio, su acción se expande; cuando considera el daño, sus problemas pueden resolverse”

Análisis costo-beneficio ¿hay algo mejor que eso?

“Cuando las órdenes se dan de manera clara, sencilla y consecuente a las tropas, éstas las aceptan. Cuando las órdenes son confusas, contradictorias y cambiantes las tropas no las aceptan o no las entienden. Cuando las órdenes son razonables, justas, sencillas, claras y consecuentes, existe una satisfacción recíproca entre el líder y el grupo”

No podemos ser los únicos jugadores en la construcción de las finanzas familiares. Es necesario no solo comunicar las metas sino también entusiasmar al equipo que nos ayudará a llevarlas a cabo.

La información no puede obtenerse de fantasmas ni espíritus, ni se puede tener por analogía, ni descubrir mediante cálculos. Debe obtenerse de personas; personas que conozcan la situación del adversario.

Los astros y nuestros amigos en la ruina no son los mejores consejeros para nuestras finanzas. Busquemos la ayuda de aquellos que realmente pueden orientarnos para ser libres financieramente hablando.

¡Que tengas excelente fin de semana!

Karla Bayly

Anuncios

Read Full Post »

Así es, mañana es el día 🙂 Como de costumbre, mi hombre guapo y yo, estamos preparándonos con anticipación para nuestra noche especial. Los niños se irán temprano a la cama (sin pretextos), prepararemos alguna botana y abriremos una botella de vino… todo ello como preparación ¡para hablar de nuestras finanzas familiares!

Iniciamos esta costumbre hace algunos años, cuando decidimos ser financieramente saludables y nunca más tirar nuestro dinero. Y, aunque no somos extraordinariamente rigurosos haciéndolo mensualmente, cada cierto tiempo hacemos una cita para hablar de nuestro dinero.

Planear nuestra cita con antelación nos da tiempo de juntar estados de cuenta, poner cada quien en orden sus números, establecer necesidades y buscar la forma de “colar” alguno que otro capricho. No tenemos pretexto sobre si falta algún dato o que mejor nos den ganas de ver una película. Para hablar tranquilamente, nos aseguramos de que no habrá interrupciones y nada mejor que niños durmiendo y a una hora en que no recibimos llamadas telefónicas y es que, para nosotros, este es un asunto serio y no se vale contestarle el telefóno a la comadre para cotorrear el punto.

Nuestra conversación de finanzas es eso, una conversación de finanzas, no sobre quién no lavó los trastes el otro día o si me choca que “x” cosa. Si traemos enojos/resentimientos/emociones entonces la conversación va a ser sobre eso y no sobre lo que habiamos planedo y conste que no estoy diciendo que esos temas no se tengan que abordar, sino que hay momentos para cada uno de ellos.

Desde un inicio tenemos metas como pareja y familia sobre las que trabajamos en estas reuniones. Al pasar los años el barco ha ido cambiando de rumbo y en el proceso hemos reorientado los esfuerzos. Fue en una de estas reuniones donde perdí la negociación de mi camioneta (buaaaaaaaa!) pero gané la compra de una casa con jardín grande (yupiiii!). En otra reunión decidimos darle vuelo a mi hobbie y convertirlo en negocio invirtiendo parte de nuestro patrimonio. Posteriormente (y miren que ésta fue una reunión difícil para ambos) decidimos que también mi esposo emprendería su negocio y renunciamos a las mieles de un sueldo fijo. Hemos logrado soportar cada una de estas decisiones porque conocemos cuál es nuestra posición financiera, cuáles son los compromisos que se avecinan, y Don Excel es nuestro invitado de honor a cada una de estas reuniones.

¿La agenda de mañana? Seguramente discutiremos resultados de las inversiones que hemos hecho y cómo se han dado los retornos, es decir, de que manera esta llegando el dinero de regreso. También consolidaremos las entradas que ambos recibiremos y, con base a ello, vamos a priorizar gastos. Revisaremos el estatus de los ahorros, los gastos que podemos evitar, los que tendremos que hacer aunque no queramos y, sin duda alguna, vamos a discutir sobre las ganas que tengo de hacer algunas mejoras decorativas en casa (urge un cambio de color en varias paredes, una lámpara que me hace ojitos cada que paso por la tienda y un tapetito para el cuarto de tv) y mi esposo tratará de convencerme de que mejor nos llevamos ese dinero a la vacación o tendrá preparado algún as bajo la manga con mejoras al jardín ¿quién ganará?

Nuestros “dates financieros” nos dan la oportunidad de saber que ambos buscamos las mismas cosas y qué es lo que tenemos que hacer para lograrlo, a veces con sacrificios de ambas partes pero también con ganancias para ambos. Hoy puedo decirles que en esta casa sí se discute, algunas veces podemos caernos “gordos”, pero nunca peleamos por dinero porque, en esta familia,

el dinero no es suyo, ni mío, sino nuestro.

¡Feliz fin de semana!

Karla Bayly

Read Full Post »

Read Full Post »

¿Has dejado de ahorrar por falta de tiempo? Desafortunadamente yo sí, y  mi esposo, así como muchos de nuestros amigos, también.

¿Sufres de anorexia financiera?

¿Sufres de anorexia financiera?

Este viernes, durante una aqua-fiesta infantil (muy buena, por cierto) recibí una llamada al celular con la típica promoción de Telcel. Mi primer impulso fué decir “no, gracias” y colgar, pero una frase me capturó “cambio de equipo y doble de minutos gratis” , así que dejé a la promotora terminar su discurso de venta y ayer acudí a un centro de atención a clientes en donde me tomó 20 minutos cambiar a un plan tarifario más acorde con mi patrón de uso.

Hoy he pasado gran parte del día configurando mi maravilloso, gratuito y nuevo mejor amigo: un telefonito touchscreen ¿quién dijo que la frugalidad está peleada con la tecnología? 🙂

¿Y dónde estuvo el ahorro? Ah! pues yo, muy cuidadosa con el dinero, había contratado hace tiempo un plan básico sin tomar en cuenta mi patrón de uso, por lo que jamás pagué la tarifa de mi plan sino una cantidad considerablemente mayor. El nuevo plan con uso de números frecuentes, que incluye llamadas de larga distancia, me permitirá ahorrar el equivalente a un boleto de avión viaje redondo a Cancún para el próximo verano ($3,012).

Lo de las calorías viene a colación porque, más de una vez, he pasado horas escuchando a personas hablar de maravillosas dietas, alimentos macrobióticos, contenido calórico, carbohidratos, proteínas, contenido graso, combinaciones, etc. Desde mi punto de vista, entender y manejar toda esta información requiere de un elevado nivel de especialización.

Este compendio de sabiduría suele estar también acompañado de amplísima información sobre la vida de los famosos, acontecimientos sociales y políticos así como disertaciones filosóficas sobre la personalidad del Dr. House. Y, por favor, no asuman que se trata de pláticas exclusivamente femeninas porque más de un caballero me ha sorprendido con su nivel de sabiduría en estos temas.

El problema surge cuando, durante alguna de estas maratónicas sesiones, sale a relucir el tema de las finanzas personales, el comentario frecuente es: “no tengo tiempo para leer/ir a una clase/hacer un presupuesto/controlar mis gastos, etc.”

Así es, podemos dedicar gran parte de nuestra vida a adquirir información sobre muchos otros temas, pero no nos damos el tiempo de verificar qué tanto dinero estamos sobre-pagando por los servicios que utilizamos, por ejemplo.

Desde hace un buen rato sabía que tendría que cambiar mi celular de plan tarifario, pero no había tenido tiempo de hacerlo, mientras que a mi esposo le tomó semanas encontrar tiempo para llamar a Sky y pedir la eliminación de canales que jamás vemos y cuyo ahorro anual ($4,200) equivale al segundo boleto de avión a Cancún + algunas comidas 🙂

Dar a nuestras finanzas personales al menos la misma importancia y tiempo que dedicamos a los temas de moda tendrá un impacto positivo en nuestra cartera.

Igual que perder algunos kilos, reducir nuestras deudas y lograr ahorros nos puede tomar tiempo y sacrificios pero  yo creo que vale la pena.

¿Sufre tu cartera de bulimia monetaria o  anorexia presupuestal?

Karla Bayly

Read Full Post »

Hace algunos días, mis amigas de Las Tres y un Cuarto comentaron sobre el lanzamiento de zapatos especializados para “cazar hombres” los cuales cuentan con un diseño especial para estimular la producción de feromonas y, gracias a su efecto, lograr que más de un incauto caiga como esclavo a nuestros pies.

La divertida discusión derivó en nuestra preocupación sobre meter nuestro mexicanísimo pie de tamal en un zapato diseñado para pies de princesa y es que, una vez comprada la ilusión de la seducción (si bien no la realidad), más de una fémina mexicana optará por andar como “pollo espinado” pero eso sí, muy seductora.

Reza un dicho popular “algunos nunca estan a gusto con lo que tienen” y parece que el dicho aplica más que perfectamente en un país que ostenta el segundo lugar en número de cirugías plásticas cada año, así que ¿quién dijo crisis?

Al parecer, las mexicanas (y un creciente número de mexicanos) hemos comprado la idea de estar feítos y desproporcionados, ya que nuestro típico “mexican-body” no ocupa las portadas de las muchas revistas importadas que consumimos y por supuesto Versace y Channel no diseñan pensando en nuestro cuerpo, pero sí en nuestras carteras.

Si ya estas harta(o) de no ajustar a la perfección en ese lindo atuendo de diseñador (firmado a meses sin intereses), Ixe tiene el producto ideal para tí, se llama Matices y es un crédito diseñado para ayudarte a financiar cualquier tratamiento o cirugía para “mejorar” tu imagen personal.

Pensando en el rediseño de mi empeine alto (también conocido como pie de tamal) y de paso todo un servicio integral de hojalatería para este maltratado cuerpo que aún ostenta el recuerdo de dos embarazos, calculé un costo de $150,000 que incluye honorarios del médico, hospitalización, materiales y gastos de apertura del crédito. Quizá parezca caro, pero no se trata de ponerse en manos del Dr. Del Villar ¿o sí?

El resultado es un préstamo a 36 meses con una mensualidad de $7,138 y casi 70% de intereses. En ese momento la idea de pasar los siguientes tres años de mi vida amarrada a Matices ya no me pareció tan atractiva. Por otra parte tengo la sensación de que muchas de las personas que toman la vía rápida para modelar el cuerpo caen en dos diferentes categorías: a) quienes siguen consumiendo fritangas en igual proporción y frecuencia y que pronto dan al traste con la cirugía b) quienes se obsesionan y no pueden parar, también conocido como el síndrome Michael Jackson (Q.E.P.D.).

Mi espíritu materialista me dice que si meto esos $7,138 pesitos mensuales como una subcuenta de mi plan de retiro durante los próximos tres años podré ahorrar algo cercano a los $300,000 (siempre existe el riesgo de no lograrlo pues mi perfil es de riesgo, pero también la cirugía lleva cierto riesgo, creo yo). Con ese dinero en mente me acabo de convencer de que mis zapatitos flexi quizá no despierten las pasiones de mi marido, pero los 30 minutos de caminata diaria y sesiones intensivas de abdominales quizá si puedan tener cierto efecto 🙂

¿Cambiarías tu “mexican-body”?

Karla Bayly

Read Full Post »

Este viernes parecía un viernes cualquiera en la vida de Miguel. Despertó a las 6:00 am, ayudó a su esposa a preparar el desayuno de sus tres hijos. Después de algunos contratiempos, salió de casa a las 7:30am y logró depositar a sus dos hijos mayores apenas a tiempo antes de dirigirse a su trabajo en donde diariamente “checaba tarjeta” a las 8:00 am

Dado que era viernes, se permitió “el lujo” de comer en el puesto que “Doña Cochambres”  tiene instalado fuera de la fábrica. Una vez satisfecho su apetito y fumado el cigarro de rigor, se dispuso a retornar a sus actividades para encontrarse con que el acceso a su lugar de trabajo le fue denegado. El vigilante de la entrada le indicó que había sido despedido y que podía pasar a recoger sus pertenencias personales y su cheque de liquidación con al área de recursos humanos.

A pesar de ser uno de los mejores colaboradores de su área, Miguel fué cesado de su trabajó por “una actitud negativa y contaminante hacia la empresa”, según consta en las actas de la organización.

Miguel comenta que la empresa tiene una política de contratos eventuales que impide tener acceso a prestaciones a los trabajadores. Después de asesorarse con un vecino, descubrió la manera de conseguir el contrato definitivo utilizando a su favor los fallos administrativos del departamento de recursos humanos ¿resultado? Logró firmar un contrato de planta asegurando, en ese momento, que no podría ser despedido dados, tanto sus antecedentes laborales, como la necesidad de la empresa de mantener un expediente limpio ante la junta de conciliación y arbitraje del estado.

Aunque el trabajo de Miguel sobrepasaba los estándares del departamento, éste fue despedido por enviar al resto de los empleados un correo eléctronico donde Miguel se jactaba de “su astucia” e invitaba a todos en la empresa a seguir sus pasos para lograr un contrato definitivo…

Dada la seriedad de la ofensa y la evidencia presentada por la empresa, el contrato de Miguel fue rescindido y no se le otorgó liquidación alguna. Sobra decir que no podrá contar con referencias laborales y, a la mitad del 2009, cuando el empleo en su estado es extremadamente escaso y no parece fácil la posibilidad de obtener un nuevo empleo en el corto plazo, nuestro amigo Miguel ha perdido un empleo que le capacitaba y le otrogaba amplias posibilidades de crecimiento. Miguel no cuenta con ningún ahorro familiar y sus tarjetas de crédito están al tope…

Durante este fin de semana no he podido dejar de pensar en Miguel y la forma en que tendría que explicar a su esposa e hijos que fue despedido. La familia enfrenta actualmente serias restricciones para hacer frente a los pagos míninos de las tajertas de crédito y aún no ha podido reunir el monto de inscripciones a la escuela de sus tres hijos.

En lo que a mi respecta, creo que las políticas de la empresa entran en mi categoría de “piojosas”  y comprendo perfectamente que haya empleados con la necesidad de inconformarse. Admiro la iniciativa de Miguel al trabajar en investigar como sortear tales restricciones, pero me parece extremandamente incorrecto el haber utilizado el correo electrónico de la empresa para obtener cierta cuota de reconocimiento disfrazada de una necesidad de “asesorar” a sus colaboradores.

¿Cuándo hacemos hara-kiri a nuestras finanzas personales?

Asesinamos a nuestra economía cuando actuamos sin pensar en las consecuencias de nuestros actos. Firmar esa pantalla plana sin comparar precios ni costo del crédito, sacar la tarjeta a las 3:00 am en el antro acompañada del “yo invito” , ir de “paseo” al centro comercial cuando nos ataca “la depre”  y envolvernos en la bandera nacional y hacerle al “niño héroe” cuando algo nos re-patea en el trabajo, es hacerle hara-kiri a nuestras finanzas personales.

No tenemos que aceptar lo que nos sucede, pero tampoco basta con ser un “costal de quejumbres” ni clonarnos con cualquier líder sindical. Las quejas no nos llevan a un estado de tranquilidad financiera. Actuemos pensando en la razón por la que ahí nos encontramos y la forma de sentirnos cómodos con ella.

Lograremos nuestra libertad financiera en la medida en que seamos capaces de establecer límites y visualizar las consecuencias de nuestros actos. Al igual que con las tarjetas de crédito, NADIE, sino nosotros mismos nos ponemos en esa posición. Si nos invitan a jugar “Turista” o “Maratón” escoger el color de nuestra ficha implica que aceptamos las reglas del juego. Sucede exactamente lo mismo al aceptar un empleo o firmar una tarjeta de crédito.

¿Quién salió ganón en este caso?

El subgerente de recursos humanos que consiguió la copia del e-mail de Miguel y empleó dos horas de su tiempo libre delineando una nueva política para la empresa que evitará que más empleados obtengan la planta gracias a “huecos” en el control administrarivo de la empresa. Como dirían por ahí: “nadie sabe para quien trabaja”

Karla Bayly

Read Full Post »

¿Ahorrar? ¿Invertir? ¿Planear? Y todo esto… ¿para que?

¿Qué es lo que quieres lograr?

¿Qué es lo que quieres lograr?

Más allá de la importancia que podamos dar al ahorro, a una vida frugal, a prepararnos para ser mejores inversionistas… todo ello pierde sentido si no sabemos la razón por la cuál lo estamos haciendo. ¿Hacia dónde voy? ¿Qué es lo que quiero lograr? Son preguntas que tenemos que plantearnos antes de emprender cualquier acción.

Dadas estas respuestas es mucho más sencillo trabajar en los “¿cómos?” que se traducen en una serie de acciones o tareas que nos ayudarán a cumplir el objetivo.

Si sientes que ahorrar no te lleva a ningún lado o que hablar de inversiones no mueve ningún interés dentro de ti, tal vez lo que sucede es que aún no has trabajado en visualizar hacia dónde quieres llegar desde un enfoque no de evitar un problema o pensar en lo que esta mal lo cual difícilmente nos llevará a algún lado.

Imagina a esa persona que piensa todo el día “No quiero perder mi trabajo” o “No puedo pagar mis tarjetas de crédito” ¿En dónde esta el enfoque? Las palabras perder o pagar tienen una connotación extremadamente negativa y nos hacen ir hacia lo que esta mal bloqueando cualquier intención a la acción.

Pensar en positivo hacia lo que realmente queremos nos obliga a reexpresar nuestras preocupaciones hacia “Deseo conservar este trabajo” o “Quiero una vida libre de deudas” ¿Puedes sentir el poder en este cambio de mentalidad? Si yo deseo conservar un trabajo puedo generar una serie de ideas que se convertirán en acciones tales como: ser puntual, optimizar el tiempo, generar valor, solicitar retroalimentación, etc. Una vida libre de deudas es un potente motivador para ajustarnos a un presupuesto, reprimir compras de impulso y todo aquello que quite el peso de nuestras espaldas.

¿Qué es lo que quieres lograr?

¿Cómo saber que lo expresaste bien? Asegúrate de que tu meta esta expresada enteramente en términos positivos y, lo mejor de todo, te produce una sensación de bienestar cada vez que la expresas. Puedes revisar la forma de expresar metas SMART aqui.

Cambiar hoy nuestro enfoque abre el camino a nuevas posibilidades de lograr lo que deseamos ya que quita nuestra atención del problema y nos translada hacia el lugar en donde podemos abrir posibilidades. ¿Estás considerando abrir una cuenta de ahorro o inversión? ¿piensas cambiar de trabajo? ¿quieres comprar una casa? ¿te estan ofreciendo un seguro para la educación de tus hijos o tus gastos médicos? Enfócate en lo que deseas lograr y tus posibilidades de éxito serán enormes. Te invito a intentarlo.

Karla Bayly

Read Full Post »

Older Posts »