Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Recesión’

No, no se trata de pasar el día entero haciendo clicks en los anuncios de internet ni de poner todos tu ahorros y hasta la alcancía de tus hijos en Forex. Se trata de convertirte en empresario(a) y aumentar tus ingresos.

Existen varias razones para considerar este esquema, el principal es que las grandes empresas continuarán reduciendo su nómina por un buen rato y que el tiempo para encontrar un nuevo trabajo como asalariado se alargará.

Una razón más es que, mientras ese trabajo soñado aparece en el camino, no hay nada peor que quedarse en pijama viendo la TV y olvidando las bondades del baño diario. La tercera razón es porque el mayor favor que podamos hacerle a cualquier negocio que comienza, es reducir los gastos al máximo.

Si lo tuyo es ser empresario y generar dinero, una vez que decidas tu giro, he aqui algunas recomendaciones que te pueden servir para arrancar con el pie derecho.

  1. No instales una oficina o punto de venta de inmediato sino hasta probar que existe un mercado para tu producto o servicio y que sus ventas soportarán el costo de dicha oficina. Comienza desde casa y aprovecha la ventaja de poder deducir los gastos correspondientes a tu actividad profesional tales como internet, luz y teléfono (todo esto una vez que hayas tramitado tu alta ante Hacienda y comiences a recibir ingresos).
  2. Otra buena opción es la de utilizar oficinas virtuales. Estos son espacios donde alguien toma tus llamadas y puedes utilizar una oficina o sala de juntas pagando una renta solo por las horas que las utilices. La ventaja es que el uso de oficinas virtuales o temporales dará mayor liquidez a tu negocio y, por supuesto, es más elegante que un escritorio en medio de tu sala para atender un cliente.
  3. Considera los beneficios del comercio electrónico el cual te permite tener un punto de venta abierto las 24 horas a un mínimo costo. Mucho más barato que tener un local abierto a la espera de clientes.
  4. Trabaja sin salario. Si, puedes pensar que enloquecí, pero una de mis mejores experiencias ha sido la de intercambiar servicios con amigos y colegas. Dando un par de cursos sin cobrar un centavo y destinando las entradas a una obra de caridad he conseguido varios negocios. También escribo una columna semanalmente para el periódico y a cambio puedo anunciar mis servicios como coach y asesor financiero (pagar por un espacio semanal de ese tamaño sería mucho más caro que lo que cualquier periódico estaría dispuesto a pagar por mis artículos). Recomendar a varias empresas y promocionar el programa de aceleración de empresas me ha dado un sitio como consultora del programa ¿crees que trabajé gratis?
  5. No menosprecies el poder del networking. Cuando hace un par de meses invitaron a mi esposo a formar parte del BNI, una organización de referencias de negocio, puse el grito en el cielo alegando que era una pérdida de tiempo ir cada semana a desayunar y promover la empresa.  A la fecha esta haciendo negocio gracias a la alianza estratégica con unas empresarias dedicadas al branding y con consultores especialistas en tecnología. Mientras tanto, yo me estoy “desayunando” mis quejumbres.

Lo que no debes olvidar:

  • Trabajar desde casa da la excelente oportunidad de estar al pendiente de tus hijos, pero TU ESTAS TRABAJANDO, organiza tu tiempo y  CUMPLE con tus compromisos. No hay nada más frustrante que tratar de hacer negocios con alguien que pasó toda la tarde mirando Barney porque “le tocaron los niños” y no pudo terminar el diseño, propuesta, cotización o lo que sea a lo que se había comprometido.
  • Ningún cliente va a entusiasmarse por lo inteligente que se escucha tu retoño contestando el teléfono y peor aún es un concierto de alaridos de fondo. Atender llamadas de negocio desde casa es una habilidad que tú y tus hijos tendrán que desarrollar, mientras tanto nunca falla tener algunos chocolates a la mano 🙂
  • Generar ingresos desde casa no es únicamente tu responsabilidad ni misión de un solo soldado, tu pareja y tus hijos serán de mucha ayuda respetando el tiempo y espacio que necesites para arrancar lo que será su próxima fuente de ingresos.

Karla Bayly

El comercial: Si tienes una empresa establecida y operando en la ciudad de Querétaro y te interesa conocer acerca del programa de Aceleradora de Empresas del Tec de Monterrey y la Secretaría de Economía, que consiste en otorgar apoyos en asesoría para incrementar las ventas de la empresa, puedes contactarme para hacerte llegar más información 🙂

Read Full Post »

De acuerdo, ya estoy ahorrando. He sacrificado el café boutique de cada mañana, desconecto los aparatos eléctricos antes de ir a la cama, uso el celular solo para emergencias y, aún así, el fantasma de la recesión me esta pisando los talones… Entonces quizá es tiempo de balancear la ecuación y ganar más dinero.

Una de las formas más recomendadas por los gurús para resolver esta cuestión consiste en generar ingresos pasivos mediante inversiones, ya sean en bienes raíces o bolsa. Las anteriores pueden ser excelentes opciones, pero lo cierto es que requieren de capital inicial que tal vez no este hoy en mi cuenta de cheques. Esta serie de posts trata de encontrar la manera de generar esos ingresos adicionales que más tarde se convertirán en el capital para invertir.

Antes de continuar creo conveniente contestar las siguientes preguntas:

    • ¿Cuáles serán los beneficios de ganar más dinero?
    • y

    • ¿Qué estoy dispuesto(a) a dar a cambio?

Tener muy claros los beneficios y el costo asociado me ayudarán a enfocarme e ir tras el objetivo, no perder el tiempo ni hacerle perder el tiempo a quien pueda ayudar ¿Por qué digo esto? ¡Porque nada es gratis en esta vida! Tratar de incrementar nuestros ingresos requerirá un esfuerzo adicional.

Existen personas que viven quejándose de la mala situación económica por la que pasan y cuando se les presenta la oportunidad de trabajar tiempo extra o inscribirse a un nuevo curso que implique sacrificar tiempo de ocio o destinar alguna cantidad de dinero, simplemente “abandonan la misión” Veámoslo de esta manera, antes de cosechar hay que sembrar, y sembrar cuesta trabajo.

Ahora bien, el siguiente paso consiste en enlazar mis habilidades y conocimientos con lo que el mercado necesita. El hecho de que la recesión haya puesto en jaque a muchas empresas establecidas es una excelente oportunidad para iniciarse en los negocios ¿no me crees? Piensa en las personas que han dejado de asistir a clases extraescolares o gimnasios porque no pueden pagarlo pero desean continuar. Si me gusta hacer ejercicio y tengo buena condición física, puedo asistir a un seminario de formación de instructores y comenzar a enseñar en un parque cerca de casa. Lo mismo aplica si hablo otro idioma, cocino muy bien, tengo experiencia en manualidades o cierta facilidad para el arreglo personal.

El proceso no es sencillo y los resultados pueden darse muy despacio, sin embargo lo importante es decidir tomar control sobre la situación en lugar de que la situación tome el control sobre mí.

Mas adelante continuaré sobre la forma de llevar a cabo este proceso y sus beneficios mientras tanto ¿se te ocurren formas de generar ingresos extra que se adapten a tus circunstancias?

Read Full Post »

Claro que no es ninguna sorpresa, al mejor estilo de García Márquez en Crónica de una Muerte Anunciada en donde nunca sabremos quien tuvo la culpa ni si la hubiésemos podido evitar, sabiámos que la recesión económica tendría que llegar y que la segunda mitad del año sería mucho más difícil que la primera en cuanto a asuntos económicos, sin embargo la bendita influenza nos la dejó caer de sopetón. ¿Qué podemos hacer para combatirla?

1. Autoresponsabilizarnos por nuestra situación: Y ahora… ¿quién podrá defendernos? Opino que nosotros mismos. Prefiero ponerme manos a la obra en lugar de suspirar y vivir en el hubiera (me matan de la risa los comerciales de “estaríamos mejor con fulanito de tal”) que apelan a nuestra falta de autoresponsabilidad histórica como país y tratar de dejar todo en manos de Papá Gobierno.

2. Generar más ingresos: En asuntos de finanzas personales gran parte del “truco” esta en ahorrar y poco se habla de generar más ingresos. La recesión económica nos pone en una situación en donde la creatividad y capacidad para generar más ingresos puede mantenernos a flote e inclusive potenciarnos hacia nuevas carreras y negocios. Nosotros decidimos sentarnos a llorar (y a esperar que caigan despensas del cielo) o hacer una lista de 10 cosas que podemos intentar para ganar más dinero o ser más productivos en lo que estamos haciendo.

3. Participar en la reactivación de la economía: Aunque suene a “cliché” hay que consumir lo que nosotros producimos. Favorecer las marcas nacionales crea un círculo vituoso que nos beneficia a todos. Si planeas vacaciones de verano, este es el momento de encontrar excelentes precios en nuestro país y ayudar a sostener la industria de turismo que es la tercera fuente de ingresos del país.

4. Cuidar nuestro trabajo: Dicen que hay quien ve la tempestad y no se hinca. Este fin de semana acudí a un establecimiento de comida rápida (de los que estuvieron cerrados y sin generar dinero) en donde fui víctima de un servicio pésimo y me vendieron una tiras de pollo in-co-mi-bles. Cuando nos quejamos, los empleados hicieron cara de “me vale” y siguieron “chacoteando” acerca de lo que habían hecho en “las vacaciones”. Sobra decir que no regresaré a consumir ahí y que probablemente este sea el tipo de gente que va a vacacionar por muuuuuucho tiempo durante la recesión.

5. Aprender: Crisis han habido y crisis vendrán en el futuro. Tener unas finanzas sanas, invertir de manera responsable, ser competitivos y cuidar nuestra salud son valiosas lecciones que nos dejará el 2009. Depende de nosotros que tan preparados llegemos para la próxima ¿no te parece?

Read Full Post »

Muchas empresas se han visto en la necesidad de despedir empleados competentes y con experiencia por la sencilla razón de que no podían seguir pagando sus servicios. Estas personas han salido a la calle en un entorno extremadamente difícil para colocarse nuevamente a nivel corporativo, por lo que parece natural convertirse en empresario. Sin embargo, antes de arriesgar tu tiempo y patrimonio intentando arrancar un negocio te convendrá leer lo siguiente:

Recuerda que el mejor negocio es el que surge de tu experiencia y tu pasión: He visto a personas intentando “clonar” el negocio de algún conocido bajo la premisa “eso es un negociazo, seguro a mí también me irá bien”. Sin embargo menosprecian la experiencia o conocimientos necesarios para hacer que dicho negocio funcione. No basta con que te encante comer helados. Si no conoces el proceso, sabes en donde comprar las materias primas, conoces los riesgos y tienes la sensibilidad necesaria para desarrollar el negocio, entonces tu heladería tendrá muchas probabilidades de fracasar.

Aléjate del emprendedurismo a la “Viva México”: Esta es una de las lecciones que aprendí por la vía dolorosa. Cuando hace algunos años comencé un negocio del cual no tenía la menor idea pero se veía muy fácil, creí que no necesitaba de gran planeación pues contaba con la preparación académica que garantizaría el éxito ¡si, claro! Cuando realicé el primer pedido y di un cheque como anticipo, no me había tomado la molestia de hacer un plan de negocio que me orientara sobre el mercado o el tiempo en que podría recuperar mi inversión ¿resultado? Tuve la aleccionadora experiencia de ver como mis ahorros de dos años se evaporaban en cuestión de meses. A través de universidades públicas y privadas, la Secretaría de Economía pone a disposición de los emprendedores los modelos de “incubadora de empresas” en donde puedes recibir asesoría con costos subsidiados para emprender tu negocio. Realizar un plan de negocios es la mejor inversión que puedes realizar para asegurar el éxito del mismo.

Evita caer en la trampa del modelo corporativo: Muchos de los nuevos empresarios han vivido los últimos años bajo el cobijo de un corporativo que les acostumbró a disponer de los recursos necesarios para arrancar cualquier proyecto sin hacer realmente una evaluación cuidadosa del mismo. Oficinas de bastante “buen ver”, tarjetas de presentación, planes ilimitados de radio y celular, etc. Al establecer sus propios negocios, estos ex-empleados suelen gastar mucho dinero “instalándose” sin realizar una planeación cuidadosa de flujos. Las reservas del dinero se agotan antes de que el negocio genere entradas.

Aléjate de las malas compañías: ¿Vas a asociarte con alguien? Las sociedades basadas en “me cae bien”, “es mi pariente”, “dice que sabe”, están destinadas a producirte dolores de cabeza. Un buen socio es quien verdaderamente aporta a tu negocio, ya sea con capital o experiencia. No basta con que sea muy trabajador o tenga mucho entusiasmo, si no esta corriendo los mismos riesgos que tú, entonces no estará tan comprometido con los resultados. Conoce bien a tu futuro socio/a, visita su casa para darte una idea de cómo vive (¿demasiada opulencia? ¡cuidado! ¿problemas personales? ¡cuidado!) Platica con quienes le conocen y pregunta si es de confiar. ¿Te parece exagerado? Piensa que estas poniendo tu patrimonio y el de tu familia en sus manos. Finalmente, no escatimes dinero y paga los honorarios de un abogado para formalizar la sociedad. La seguridad jurídica será tu respaldo ante cualquier inconveniente.

Guarda tus tarjetas de crédito en el congelador: Nunca, jamás, utilices tu tarjeta de crédito personal para financiar tu negocio. No utilices deuda de corto plazo para adquirir activos cuya rentabilidad se mide en el largo plazo pues ante un imponderable habrás adquirido una deuda demasiado cara careciendo de la liquidez necesaria para hacerle frente.

El país requiere de empresas productivas y la tuya puede ser una de ellas. Asegúrate de dar lo pasos necesarios que garanticen la viabilidad de tu negocio en el largo plazo ¿te animas a ser empresario?

Read Full Post »