Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Libros’

Cuando nos planteamos la idea de abundancia, prosperidad, riqueza o salud financiera es fácil caer en el error de buscar recetas. A veces en serio, a veces en broma y la mayoría de las veces en serio pero disfrazada de broma, la gente me pregunta “¿Y cómo me hago rico?” Si la respuesta pudiese ser tan concreta y yo la supiera ¿crees que te lo diría sin cobrarte un porcentaje? Me encantaría tener un disfraz de oráculo (¿cómo eran los oráculos?) y contestar de forma enigmática:

La respuesta esta en ti, desafortunadamente vas a tener que buscarla…

Es aquí donde puedo no coincidir con Robert Kiyosaki, autor de “Padre Rico, Padre Pobre”, o Ramit Sethi autor de “I will teach you to be rich”, o cualquier otro autor que prometa la panacea. Me parece que no hay posibilidad de crear una fortuna si mi único esfuerzo tuviese que consistir en leer 250 páginas (que además tienen dibujitos). Lo mismo pasa con quienes van a un curso de finanzas personales y preguntan ¿y cómo me hago rico?

Lo que mi experiencia (que puede ser diferente de la tuya) me dice es:

    1. ¿Todos tenemos el mismo concepto de riqueza? ¿Qué es riqueza para ti?
    2. Si los libros o videos con métodos para hacerse ricos, o delgados, o lo que sea funcionasen con solo leerlos, entonces todos seriamos ricos y delgados (quizá hasta famosos)
    3. La riqueza, abundancia, prosperidad o como queramos llamarle, viene desde dentro y obedece al principio: SER-HACER-TENER y no al contrario

Aquí viene entonces mi muy personal TEORIA DE LA NARANJA FINANCIERA:

La Naranja Financiera

La Naranja Financiera

Tu riqueza esta compuesta por dos partes,

    -El conocimiento y uso de las técnicas (tips) de finanzas personales son la cáscara
    -Tus propias creencias y actitudes hacia el dinero son la pulpa

La cáscara ayuda a mantener intacta a la pulpa. Si la cáscara se daña, posiblemente alguna parte de la pulpa se descompondrá. Es necesario entonces estudiar sobre Finanzas Personales y tener el conocimiento necesario para asegurar el interior. Compra libros, estúdialos y ponlos en práctica.

Pero aunque la cáscara se vea firme y brille (por toda la cera que le ponen) de ninguna manera podemos asegurar el sabor de la pulpa, pues siempre hay el riesgo de que tenga un sabor amargo. No importa los libros que leas o los cursos a los que asistas. Si no tienes una actitud y creencias sanas hacia el dinero, entonces tu riqueza no puede estar garantizada, y al final del día, rescatando la idea del oráculo:

Tú eres la única persona que puede descubrir lo que hay debajo de la cáscara

boosterblog-es-logo Directorio

Anuncios

Read Full Post »

Claro que no es ninguna sorpresa, al mejor estilo de García Márquez en Crónica de una Muerte Anunciada en donde nunca sabremos quien tuvo la culpa ni si la hubiésemos podido evitar, sabiámos que la recesión económica tendría que llegar y que la segunda mitad del año sería mucho más difícil que la primera en cuanto a asuntos económicos, sin embargo la bendita influenza nos la dejó caer de sopetón. ¿Qué podemos hacer para combatirla?

1. Autoresponsabilizarnos por nuestra situación: Y ahora… ¿quién podrá defendernos? Opino que nosotros mismos. Prefiero ponerme manos a la obra en lugar de suspirar y vivir en el hubiera (me matan de la risa los comerciales de “estaríamos mejor con fulanito de tal”) que apelan a nuestra falta de autoresponsabilidad histórica como país y tratar de dejar todo en manos de Papá Gobierno.

2. Generar más ingresos: En asuntos de finanzas personales gran parte del “truco” esta en ahorrar y poco se habla de generar más ingresos. La recesión económica nos pone en una situación en donde la creatividad y capacidad para generar más ingresos puede mantenernos a flote e inclusive potenciarnos hacia nuevas carreras y negocios. Nosotros decidimos sentarnos a llorar (y a esperar que caigan despensas del cielo) o hacer una lista de 10 cosas que podemos intentar para ganar más dinero o ser más productivos en lo que estamos haciendo.

3. Participar en la reactivación de la economía: Aunque suene a “cliché” hay que consumir lo que nosotros producimos. Favorecer las marcas nacionales crea un círculo vituoso que nos beneficia a todos. Si planeas vacaciones de verano, este es el momento de encontrar excelentes precios en nuestro país y ayudar a sostener la industria de turismo que es la tercera fuente de ingresos del país.

4. Cuidar nuestro trabajo: Dicen que hay quien ve la tempestad y no se hinca. Este fin de semana acudí a un establecimiento de comida rápida (de los que estuvieron cerrados y sin generar dinero) en donde fui víctima de un servicio pésimo y me vendieron una tiras de pollo in-co-mi-bles. Cuando nos quejamos, los empleados hicieron cara de “me vale” y siguieron “chacoteando” acerca de lo que habían hecho en “las vacaciones”. Sobra decir que no regresaré a consumir ahí y que probablemente este sea el tipo de gente que va a vacacionar por muuuuuucho tiempo durante la recesión.

5. Aprender: Crisis han habido y crisis vendrán en el futuro. Tener unas finanzas sanas, invertir de manera responsable, ser competitivos y cuidar nuestra salud son valiosas lecciones que nos dejará el 2009. Depende de nosotros que tan preparados llegemos para la próxima ¿no te parece?

Read Full Post »

Vuelta a la realidad. Niños de nuevo a la escuela. Proyectos en puerta y muchos entregables por terminar. Hoy en especial con mucho ánimo para sortear imponderables pues, después de buscarlo afanosamente, por fin tengo mi ejemplar de “Gritos y Susurros II”, la compilación de Denise Dresser de los testimonios de 39 “mujeronas” acerca de los momentos en que la vida las ha tomado por sorpresa y aquellos en que se han sentido poco preparadas para hacer frente a sus circunstancias.

¿Qué puedo decir? Después de leer a María Asunción Aramburuzabala, empresaria exitosísima, poseedora de una de las mayores fortunas de México (le gana incluso a Emilio Azcárraga), cuestionarse acerca de ser buena mamá, a la talentosa Julieta Venegas hablar del trabajo que le costó creerse capaz y a la popular Fernanda Familiar compartir experiencias dolorosas que podríamos pensar que en una vida de éxito y glamour no tienen cabida, me queda clarísima una cosa: “todos somos arrieros y por el camino andamos” como diría la cancioncita…

¿Que cómo aplicamos esto a nuestro proyecto personal? Yo propondría una sola cosa: Mente clara. Mente clara para no perder de vista nuestro objetivo. Ya definimos el lugar a donde queremos llegar y habremos de comenzar el camino con algunas premisas en la maleta que nos dejan todos estos testimonios:

La perfección no existe. Lo que los demás ven de nosotros no es necesariamente la realidad de lo que somos. Las percepciones o apariencias son engañosas. Habremos de emprender el camino sabiendo que nos vamos a tropezar. Que nos va a costar trabajo tomar algunas decisiones. Vamos a cometer errores. Pero en el viaje vamos a aprender y vivir los desatinos con humildad y hacernos de la fortaleza para enfrentar obstáculos va a construir una mejor versión de nosotros mismos.

Nadie es monedita de oro. No podemos darle gusto al mundo entero. Al enfrascarnos en nuestro viaje tendremos que asumir el costo de defender el destino a donde queremos llegar no importa que los demás opinen que no es ahí a donde debemos llegar. Habrá distanciamientos irreconciliables pero también encontraremos personas valiosas que estarán recorriendo nuestro mismo sendero. Mientras seamos capaces de mirarnos hacia dentro y estar contentos con lo que encontremos dentro ¿qué importa lo que opinen los demás?

Tenemos los recursos necesarios para llegar a nuestro destino. Cada uno de nosotros emprenderemos el viaje con la certeza de que contamos con lo necesario para llegar ahí. Si es posible llegar, si tengo la capacidad y realmente lo deseo entonces el camino se va a recorrer prácticamente solo. Encontraremos los recursos en el camino, mantendremos la motivación y dejaremos a los saboteadores a un lado porque lo que nos esta esperando al final es justo lo que merecemos.

Mente clara, una meta definida es la energía que nos hará comenzar y mantenernos en el camino. Yo decido mantenerme en este viaje, y tú ¿estás listo para emprender el tuyo?

Read Full Post »