Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Libertad Financiera’

“El arte de la guerra” de Sun Tzu es reconocido como el mejor libro de estrategia de todos los tiempos. Al igual que en el arte de la guerra, las finanzas sanas pueden requerir de estrategias dignas de generales. He aquí algunas frases que pueden ayudarnos a emprender el camino de la libertad financiera:

Sun Tzu

“Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla”

Saber qué es lo que queremos y los instrumentos y acciones que nos pueden llevar a conseguirlo significa tener ganada gran parte de la batalla contra el caos financiero. Conocer y entender los términos bajo los cuales contratamos una hipoteca, aceptamos una tarjeta de crédito, establecemos un fondo de ahorro o elegimos una afore nos hace conocer al “adversario” y así no correr peligro en nuestra lucha hacia la libertad financiera.

“La dificultad de la lucha armada es hacer cercanas las distancias largas y convertir los problemas en ventajas”

Cuando pensamos en lo lejano y azaroso que es el camino hacia unas finanzas saludables lo que lograremos es bajar nuestra motivación. Establecer metas cercanas (un fondo para navidad), metas intermedias (un auto nuevo o una cuenta de ahorro) nos ayuda a motivarnos y hacer más fácil nuestra conversión hacia personas financieramente inteligentes.

“Nunca se debe atacar por cólera y con prisas. Es aconsejable tomarse tiempo en la planificación y coordinación del plan”

Acciones descoordinadas sin haber establecido metas de vida y ahorro nos llevarán a la inconstancia  y desmotivación. Es necesario tomar un tiempo para entender al enemigo (bancos, hipotecarias, bolsa, ofertas, etc.) y así poder construir nuestra estrategia y llevarla a la ejecución.

“Las consideraciones de la persona inteligente siempre incluyen el analizar objetivamente el beneficio y el daño. Cuando considera el beneficio, su acción se expande; cuando considera el daño, sus problemas pueden resolverse”

Análisis costo-beneficio ¿hay algo mejor que eso?

“Cuando las órdenes se dan de manera clara, sencilla y consecuente a las tropas, éstas las aceptan. Cuando las órdenes son confusas, contradictorias y cambiantes las tropas no las aceptan o no las entienden. Cuando las órdenes son razonables, justas, sencillas, claras y consecuentes, existe una satisfacción recíproca entre el líder y el grupo”

No podemos ser los únicos jugadores en la construcción de las finanzas familiares. Es necesario no solo comunicar las metas sino también entusiasmar al equipo que nos ayudará a llevarlas a cabo.

La información no puede obtenerse de fantasmas ni espíritus, ni se puede tener por analogía, ni descubrir mediante cálculos. Debe obtenerse de personas; personas que conozcan la situación del adversario.

Los astros y nuestros amigos en la ruina no son los mejores consejeros para nuestras finanzas. Busquemos la ayuda de aquellos que realmente pueden orientarnos para ser libres financieramente hablando.

¡Que tengas excelente fin de semana!

Karla Bayly

Anuncios

Read Full Post »

Confieso que hoy experimenté cierta tristeza pues tuve que ejecutar una decisión que vaya que costó trabajo, cancelar la incripción de la escuela de mis sueños 😦

Te cuento que, desde hace un año, mi esposo y yo habiamos planeado inscribir a la prole, para el próximo ciclo escolar, a cierta institución educativa cuyo modelo de enseñanza es más que excelente (o al menos así lo consideramos) La admisión suele ser selectiva y, por supuesto, las colegiaturas no se distinguen por ser accesibles.

El viacrucis comenzó meses atrás cuando solamente aceptaron a uno de los dos y la opción era buscar otra escuela para el “rechazado” (creo que ni cuando a uno lo rechazan de Harvard se debe sentir tan feo) e inscribir a la aceptada esperando tener la opción de un lugar para el próximo año.

Sin pensarlo mucho tomamos dicha opción y comenzó la búsqueda por la escuela que faltaba… mientras tanto, algo me decía que el esquema de dos diferentes escuelas nos iba a hacer la vida miserable y no sería correcto pagar una super escuela para uno y otra 2/3 para otro, además de que en épocas de poca liquidez, cuando estamos despegando el changarro, no sería muy inteligente incrementar el rubro de escuelas sacrificando prioridades familiares. Finalmente, el preescolar actual (y que habíamos elegido “en vía de mientras”) día a día resultó ser una excelente elección y nos tiene más que contentos.

Creo que, en mi caso, este es un ejemplo de compra impulsiva. Me dejé llevar por una necesidad “creada”, basada en carencias sobre el tipo de escuela al que a mí me hubiera gustado asistir y sin razonar en lo que era verdaderamente importante como familia (tranquilidad financiera), como pareja (nula presión financiera adicional) y como niño (un lugar donde aprender pero también divertirse) y eso es lo que me provocaba conflicto.

Invertí tiempo comparando opciones (fue algo así como hacer shopping escolar) y descubrí que lo que valoramos de una escuela (el producto) no es exclusivo de aquellas que piden aportaciones familiares ni colegiaturas elevadas (la marca). También aprendí a pensar no solo en función de lo que creía importante de una escuela sino también en lo que deseo para mis hijos (descubrir la verdadera necesidad) y logramos un grato “regreso a lo básico” donde la escuela es un lugar para aprender pero también una extensión de nuestra casa.

¿Dolió decir adiós a la ilusión de una educación como la que hubiera querido para mí? Si, y también costo trabajo. Sin embargo fue extremadamente liberador y el sentimiento se transforma en felicidad cuando sumo el diferencial de colegiaturas y pienso en que podemos dedicar ese dinero a otros sueños como familia.

Esto que para mi es importante puede ser irrelevante para ti. Pero ya sea que estemos pensando en adquirir educación, una casa, un seguro de vida, un auto o cualquier otro sueño, sucede que, a veces nos “aferramos” a carencias imaginarias y enfocándonos en un solo árbol perdemos de vista el bosque completo.

Soltar, desprenderse, dejar ir, puede ser difícil pero también nos ayuda a enfocar nuestra atención en lo que es verdaderamente importante. Las mejores metas son aquellas que construimos basadas en nuestros valores y eso nos proporciona la verdadera motivación para luchar por conquistarlas. Creo que hoy crecí un poquito más como persona 🙂

Karla Bayly

Read Full Post »

En un primer post sobre cómo incrementar nuestros ingresos cuando lo que estamos generando no alcanza a cubrir nuestras necesidades <da click aqui> hablé acerca de la oportunidad que se nos presenta para ser creativos y dar rienda suelta a nuevas ideas, pasiones y experiencias que hemos acumulado a lo largo de los años y así tratar de generar un ingreso adicional.

No había regresado a escribir sobre la forma de realizar este proyecto aunque ayer, al visitar el sitio de Blog y Lana donde So presenta información sobre los financiamientos disponibles para quien planea iniciar un negocio tuve una regresión hacia lo que no debemos hacer <da click aqui> y la gran oportunidad que representa acercarse al modelo de Incubadoras de Empresa que la Secretaria de Economía pone a disposición de futuros empresarios a través de gobiernos estatales y universidades.

Creo que este modelo es una oportunidad para todos aquellos que no nacimos en familias empresarias y, por lo tanto, no tuvimos experiencia de “vida real” antes de salir a arriesgar nuestro dinero, nuestro tiempo y, para ser sinceros, hasta la autoestima, porque cuesta mucho trabajo contarle a la gente las metidotas de pata que uno dió cuando andaba queriéndola hacer de empresario(a).

Aclaro que yo no estoy inscrita actualmente a la incubadora (aunque tengo una idea que quiero inscribir :-)) pero tengo la oportunidad de colaborar de cerca con personas involucradas en el proceso y a través de los participantes de mis clases he recibido testimonios muy valiosos acerca de la ventaja de pertencer al modelo.

¿Cómo funcionan las incubadoras de empresa?

A través del modelo de incubación las personas acercan su idea de negocio o negocio en marcha y la universidad da soporte asesorando la creación de un plan de negocios a través de cursos, tutorías y asesorías. Las incubadoras cuentan también con información acerca de financiamientos y en algunos casos facilitan un espacio físico, infraestructura y servicios de apoyo para establecer la empresa mientras ésta genere utilidades y pueda soportar los costos de establecer su oficina.

¿Funcionan igual todos los modelos? Cada universidad o dependencia, de acuerdo a sus recursos y estrategia de impacto social puede variar su modelo aunque la escencia es la misma, proporcionar asesoría y apoyo de nivel profesional a un precio subsidiado por la Secretaría de Economía.

¿Dónde esta el riesgo? Básicamente podemos decir que el riesgo esta en el “empresario-to-be” ¿por que?

Primera restricción-Las personas no se acercan porque creen que es solo para estudiantes o egresados de determinada universidad. Lo cual es falso pues se encuentra abierto para todo público.

Segunda restricción-La inscripción a la incubadora puede tener cierto costo, el cual es una mínima parte del servcio que obtendrán y, en caso de que la idea no prospere, es insignificante contra lo que hubiera costado montar un negocio destinado a no prosperar.

Tercera restricción-Hay personas que abandonan el proyecto durante el proceso. Creo que es mejor abandonar cuando todo lo que tienes son 20 hojas tecleadas en word que cuando tienes 20 cajas de inventario ¿no lo crees?

¿Hay que trabajar? Si. Nadie va a montar el negocio por ti. ¿Es fácil? Tan fácil como comenzar algo que nunca has hecho pero con la ventaja de que hay un equipo de expertos a tu lado ¿Vale la pena? Depende de ti.

Si quieres saber más sobre este modelo puedes visitar la página de la Secretaría de Economía  y, aunque suena a comercial, te recomiendo visitar la página del Tec de Monterrey Campus Querétaro  donde tendrás acceso a un directorio de empresas que forman parte de la iniciativa y que mejor que acercarse a quienes ya han pasado por el proceso y pueden proporcionar información de primera mano.

Si no estas en México, te recomiendo que aún así visites los sitios y con una idea más clara acerca de cómo funcionan las incubadoras puedas buscar modelos o esquemas parecidos en tu país.

Recuerda que la desinformación es enemiga de tus finanzas personales.

Karla Bayly

Read Full Post »

 

Cuando planeamos una estrategia financiera para el largo plazo, desearíamos poder contar con todos los elementos que nos proporcionen la tranquilidad a futuro. Sin embargo, existirán ocasiones en las cuales sea necesario establecer prioridades y quizá haya que tomar algunas decisiones difíciles.

¿Qué hacer si mi presupuesto me obliga a decidir entre hacer un ahorro para mi retiro o pagar la educación de mis hijos? La respuesta parece sencilla, pues la mayoría de personas aseguran preferir ahorrar para pagar la educación de sus hijos vs. procurarse un plan de retiro.

Detrás de esta decisión, consideramos que, en un escenario donde es difícil destinar una cantidad fija al ahorro, la prioridad suelen ser nuestros hijos sin pensarlo demasiado. Además de que puede ser difícil ponerse uno mismo como prioridad, especialmente las que somos mamás corazón de pollo y encima programadas genéticamente para aventarnos de cabeza en un abismo con tal de hacerles la vida más llevadera a nuestros retoños :-).

Influye también cierta aversión a pensar en el laaarrrgo plazo que falta para convertirnos en adultos mayores, y es una imagen que no nos gusta tener en la cabeza. Sin embargo, pregúntenle a cualquier padre de recién nacido, que tal se verá su retoño portando una toga y birrete. Definitivamente es mucho más agradable la segunda imagen ¿cierto?

En nuestro caso (mi esposo y yo), las turbulencias de la economía nos pusieron a considerar seriamente entre supender los planes para el retiro o los de educación. Después de darle algunas vueltas, y creánme que no fue una decisión sencilla, decidimos poner en pausa los planes de educación y éstas fueron nuestras razones:

-Cuando nuestros hijos tengan edad para asistir a la universidad, nosotros andaremos llegando a los 50’s, una edad aún productiva en donde podremos estar generando ingresos.  No será así si llegamos a los 65 o 70 años y no tenemos ni para la pomadita anti-reumas.

-Hoy en día existen, y sin duda seguirán existiendo, las becas y financiamientos educativos. En mi caso hice uso de una combinación de ambas opciones para pagar mi educación y no voy a mentir deciendo que me fascinó pagar créditos educativos, pero soy honesta al decir que el esfuerzo me hizo valorar mucho más cada título que recibí.

-No hay créditos ni becas para la adultez en plenitud.

-Prefiero no pensar en esta, pero siempre existe la opción de que mis hijos salgan trovadores y decidan no ir a la universidad. Mientras tanto, a menos de que Michael Jackson nos haga un huequito en su congelador, no hay manera de que mi esposo y yo evitemos el paso de los años.

-Si alguien tuviese que elegir entre pagarse la universidad, conseguir una beca o asistir a una universidad pública por cinco años, contra hacerse cargo de los gastos médicos y de sustento de sus padres por un tiempo indefinido… ¿qué opción creen que eligiría?

Karla Bayly

Read Full Post »

Muchas empresas se han visto en la necesidad de despedir empleados competentes y con experiencia por la sencilla razón de que no podían seguir pagando sus servicios. Estas personas han salido a la calle en un entorno extremadamente difícil para colocarse nuevamente a nivel corporativo, por lo que parece natural convertirse en empresario. Sin embargo, antes de arriesgar tu tiempo y patrimonio intentando arrancar un negocio te convendrá leer lo siguiente:

Recuerda que el mejor negocio es el que surge de tu experiencia y tu pasión: He visto a personas intentando “clonar” el negocio de algún conocido bajo la premisa “eso es un negociazo, seguro a mí también me irá bien”. Sin embargo menosprecian la experiencia o conocimientos necesarios para hacer que dicho negocio funcione. No basta con que te encante comer helados. Si no conoces el proceso, sabes en donde comprar las materias primas, conoces los riesgos y tienes la sensibilidad necesaria para desarrollar el negocio, entonces tu heladería tendrá muchas probabilidades de fracasar.

Aléjate del emprendedurismo a la “Viva México”: Esta es una de las lecciones que aprendí por la vía dolorosa. Cuando hace algunos años comencé un negocio del cual no tenía la menor idea pero se veía muy fácil, creí que no necesitaba de gran planeación pues contaba con la preparación académica que garantizaría el éxito ¡si, claro! Cuando realicé el primer pedido y di un cheque como anticipo, no me había tomado la molestia de hacer un plan de negocio que me orientara sobre el mercado o el tiempo en que podría recuperar mi inversión ¿resultado? Tuve la aleccionadora experiencia de ver como mis ahorros de dos años se evaporaban en cuestión de meses. A través de universidades públicas y privadas, la Secretaría de Economía pone a disposición de los emprendedores los modelos de “incubadora de empresas” en donde puedes recibir asesoría con costos subsidiados para emprender tu negocio. Realizar un plan de negocios es la mejor inversión que puedes realizar para asegurar el éxito del mismo.

Evita caer en la trampa del modelo corporativo: Muchos de los nuevos empresarios han vivido los últimos años bajo el cobijo de un corporativo que les acostumbró a disponer de los recursos necesarios para arrancar cualquier proyecto sin hacer realmente una evaluación cuidadosa del mismo. Oficinas de bastante “buen ver”, tarjetas de presentación, planes ilimitados de radio y celular, etc. Al establecer sus propios negocios, estos ex-empleados suelen gastar mucho dinero “instalándose” sin realizar una planeación cuidadosa de flujos. Las reservas del dinero se agotan antes de que el negocio genere entradas.

Aléjate de las malas compañías: ¿Vas a asociarte con alguien? Las sociedades basadas en “me cae bien”, “es mi pariente”, “dice que sabe”, están destinadas a producirte dolores de cabeza. Un buen socio es quien verdaderamente aporta a tu negocio, ya sea con capital o experiencia. No basta con que sea muy trabajador o tenga mucho entusiasmo, si no esta corriendo los mismos riesgos que tú, entonces no estará tan comprometido con los resultados. Conoce bien a tu futuro socio/a, visita su casa para darte una idea de cómo vive (¿demasiada opulencia? ¡cuidado! ¿problemas personales? ¡cuidado!) Platica con quienes le conocen y pregunta si es de confiar. ¿Te parece exagerado? Piensa que estas poniendo tu patrimonio y el de tu familia en sus manos. Finalmente, no escatimes dinero y paga los honorarios de un abogado para formalizar la sociedad. La seguridad jurídica será tu respaldo ante cualquier inconveniente.

Guarda tus tarjetas de crédito en el congelador: Nunca, jamás, utilices tu tarjeta de crédito personal para financiar tu negocio. No utilices deuda de corto plazo para adquirir activos cuya rentabilidad se mide en el largo plazo pues ante un imponderable habrás adquirido una deuda demasiado cara careciendo de la liquidez necesaria para hacerle frente.

El país requiere de empresas productivas y la tuya puede ser una de ellas. Asegúrate de dar lo pasos necesarios que garanticen la viabilidad de tu negocio en el largo plazo ¿te animas a ser empresario?

Read Full Post »

  

 

  1. Nunca establezcas una meta de ahorro ¿para que limitarse? Solamente proponte ahorrar y hazlo conforme puedas, no tiene tampoco que ser constante, ve guardando lo que te sobre y algún día tendrás tu ahorro.

 

  1. Haz de tu propósito tu secreto. No lo comuniques a tu familia, a ellos no les interesa ayudarte ni ser parte de un proyecto de vida. Seguramente tampoco tendrían buenas ideas que aportar ni serían de mucha ayuda. El ahorro familiar es tu misión secreta.

 

 

  1. Dale a tus hijos todo lo que pidan. No permitas que sus amigos tengan mejores juguetes vacaciones o ropa. Acostúmbralos a que siempre se les cumplen sus antojos. No te atrevas a hablar con ellos acerca de tu verdadera situación económica, quizá lo entenderían pero ¿y si se trauman?

 

  1. Consiéntete. De ninguna manera bajes tu nivel de consumo. Si tus amigos o vecinos compran un nuevo auto, compra tú uno mejor. Sigue el nivel de vida de los demás y vive anticipando lo que otros puedan pensar de ti. Recuerda que la opinión de terceros siempre valdrá más que la propia.

Read Full Post »

Son muchas las circunstancias que me han puesto en el camino de ayudar a las personas a cambiar su actitud hacia el dinero logrando reconocer a éste como una herramienta que nos ayuda a lograr lo que es verdaderamente importante para cada uno de nosotros: tranquilidad, seguridad, educación, pasatiempos, crecimiento personal, y tantas metas diferentes como personas existimos en este planeta.

Entre todas estas circunstancias yo también he tenido que vivir mi propio proceso (seria maravilloso ponerse a arreglar cosas sin que a uno le haya tocado arreglar las propias ¿verdad?) Mi proceso no fue rápido ni sencillo pero puedo asegurar que ha sido muy enriquecedor, principalmente en la parte de revisar que era lo que el dinero significaba para mi y debo confesar que aunque lo reconocía como importante mi problema residía en la parte del merecimiento y por supuesto si uno no se siente como para ser dueño del dinero pues el dinero no viene… así de simple!!

Revisar lo que significa para cada uno el generar, el tener o poseer y gastar o usar el dinero es un proceso diferente para cada uno de nosotros. He trabajado con personas que usan el dinero como auto-castigo, por eso lo gastan en exceso para después vivir angustiados en sobre como pagar sus deudas, también con personas como yo a quienes nos costaba mucho trabajo pedir un aumento porque de niños nos enseñaron que hablar de dinero era de mal gusto, por ejemplo. También a quienes usan los billetitos como un arma de agresión hacia su pareja, ya sea negándoselo o gastándolo, en fin… La buena noticia es que al reconocer la manera en que nos relacionamos con el dinero podemos hacer las paces con éste y ahora sí, comenzar nuestro camino único y personal hacia lo que deseamos ¿No te parece increíble?

Para comenzar tu propio proceso te comparto algunas de las preguntas que pueden ayudarte a descubrir el sendero. Te invito a contestarlas y sorprenderte:

¿Qué significa para mí el dinero?

¿Cómo describo mi estado de riqueza deseado?

¿Puedo hablar del dinero con mi pareja, familia, amigos, jefes, etc. como lo que realmente es, una herramienta para lograr mis metas?

¡Hasta pronto!

Read Full Post »