Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘fraudes’

Ver imagen en tamaño completo

 

El escándalo producto por los fraudes cometidos por el Stanford International Bank, o el ahora célebremente arrepentido, Bernard Madoff, no puede hacer otra cosa sino recordarnos: no hay inversión sin riesgo, lección que seguramente habrán de aprender muchos de quienes vivirán un largo y doloroso proceso judicial en pos de la recuperación de sus inversiones.

 

Para quienes no cuentan con experiencia en inversiones, es común confundir el uso de los términos Ahorro e Inversión. Mientras que el Ahorro, en su forma más simple, se define como la diferencia entre ingreso y consumo (Ahorro = Ingreso – Consumo) la Inversión se refiere a posponer el consumo en el hoy con la esperanza de un rendimiento en el futuro.

 

¿Fácil? Desafortunadamente no tanto. Sacrificar el consumo presente en espera de rendimiento futuro parece ser todo el conocimiento que se necesita para convertirse en inversionista, sin embargo existe otro importante componente en la ecuación: Riesgo, es decir, la probabilidad de obtener un resultado contrario al que esperamos. Entonces el concepto de inversión, trasladado a tus finanzas personales podría leerse así: Pospongo mi consumo hoy con la espera de un rendimiento futuro que puede o no darse.

 

Bajo la premisa anterior reflexionemos sobre la infinidad de veces que hemos escuchado sobre invitaciones para invertir “sin riesgo”, “a la segura”, “con todas las de ganar” y, si no en carne propia, podemos hacer referencia a los resultados obtenidos por quienes se dejaron arrastrar por lo que en semanas anteriores definimos como “el síndrome de la manada” dejando a un lado el sentido común en pos de lo que algún conocido prometía como la panacea de las inversiones.

 

Ahora bien, no todo son malas noticias, si eres una de las personas que gracias a la disciplina y organización cuentan con capacidad de ahorro, seguramente te encuentras  preparado para convertirte en un Inversionista Inteligente siguiendo algunas sencillas reglas:

 

1)   Reconoces que, al no invertir tu ahorro, asumes el costo de oportunidad dejando de obtener cierto rendimiento y también por la pérdida del poder adquisitivo de la cantidad ahorrada con respecto a la inflación.

2)   Entiendes que, a mayor rendimiento se asocia un mayor riesgo. Independientemente del tipo de inversión, no existe la posibilidad de obtener ganancias fabulosas sin asumir un riesgo fabuloso. Funciona igualmente a la inversa: pequeños riesgos se asocian a pequeños rendimientos.

3)   Por lo anterior, conoces tu nivel de aversión al riesgo ¿Qué tanto estas dispuesto a aceptar? Si estas poniendo en juego la educación de tus hijos o el fruto de 30 años de trabajo probablemente no desees arriesgarlos de la misma forma en que puedes hacerlo si deseas hacer crecer cierta cantidad de la cual no dependes para subsistir.

4)   Sabes que las inversiones están asociadas con un horizonte de tiempo ¿cuándo requieres tu dinero de vuelta? Si planeas comprar una casa en dos o tres años entonces buscarás inversiones de mediano plazo, si se trata de tu retiro entonces tus inversiones serán de largo plazo digamos 10 o 20 años. Por obvio que parezca, los más afectados por la caída bursátil serán aquellos cuyo horizonte de tiempo (el momento en que necesitarán de vuelta su dinero) no les permitirá esperar la recuperación de los índices bursátiles y se verán obligados a realizar sus pérdidas.

5)   No aceptas que los demás tomen decisiones sobre tu dinero. Te aseguras de entender en que consiste cada una de tus opciones de inversión así como la magnitud del riesgo que representa.

 

Estas reglas básicas quizá no garanticen los mayores rendimientos ni los menores riesgos pero si te ayudarán a tomar decisiones mejor informadas independientemente del tipo de inversión que prefieras.

 

Recuerda que la desinformación es la peor enemiga de tus finanzas personales

Anuncios

Read Full Post »