Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Comunicación’

¿Dejas tu tranquilidad en manos del príncipe azul?

¿Dejas tu tranquilidad en manos del príncipe azul?

 

Erase una vez una linda princesa graduada con honores de la universidad. Sus padres no podían estar más que orgullosos y la princesa brillaba en sociedad. Jefes y colegas le auguraban una exitosa carrera profesional de la cual nuestra princesa obtenía un salario que le permitía cumplir tanto deseos como necesidades. Hasta que apareció su príncipe azul…

Una vez celebrada la boda real, la princesa puso sus finanzas en manos del príncipe ya que el futuro como reina consorte le reclamaba poner toda su atención en el cuidado de los herederos. Nada de andar de aquí para allá tratando de balancear nada.

La bonita carroza llenaba el tanque cómo y cuando el príncipe lo decidía y ni hablar de cambiar los herrajes de los caballos, eso era tarea del príncipe. Si la princesa deseaba adquirir un nuevo ajuar para el próximo baile dependía completamente del buen humor de su amado, independientemente de lo tesoros acumulados en el arca, sino por el afán de control de su ya no tan azul príncipe…

Y es que este apuesto príncipe comenzaba a perfilarse como el Rey de Chocolate. Las murallas de membrillo y las torres de turrón comenzaban a aprisionar a la princesa, pues el rey, a pesar de ser tan dulce tenía cada vez más amargo el corazón y la princesa no podía tomar ni una sola monedita de oro para llevar a los herederos a la peluquería sin desatar el fuerte llanto de su rey.

Rey de chocolate

Más tarde y,  gracias a las intrigas reales, la princesa descubrió que, el ya declarado rey de chocolate, pretendía anexarse nuevos reinos conquistando a otra princesa y, antes de ser aplastada por un merengue, decidió huir a toda prisa.

Ahora la princesa depende de que el rey de chocolate se desprenda de algunas monedas de oro para la manutención de los herederos. Su empolvado currículum no ha logrado colocarla en el puesto que dejó por seguir a su príncipe (“Marketing vía Twitter”, ¿en que cuento de hadas se habla de eso?) y ahora solo alcanza para medio llenar el tanque de la carroza convertida en calabaza.

La princesa dejó olvidada su Afore y, por supuesto, nunca contó con una cuenta personal de ahorro. Las doradas tarjetas de crédito que tanto placer le daba usar ahora sucumben al poder de la firma de otra princesa. Los concejales del reino le aseguran que no se recaudan impuestos suficientes para pagarle por el trabajo de princesa consorte que desempeñó por tantos años.

¿Debe la princesa sentarse a llorar esperando la llegada de un nuevo caballero andante que venga a su rescate?

Karla Bayly

*Este post nació de una combinación entre El camino Amarillo  y algunas otras historias de la vida real…

Read Full Post »

Hace algunos días me reuní con un empresario local como parte de un proyecto de consultoría para la aceleradora de empresas del Tec de Monterrey. Lo que comenzó como una entrevista de diagnóstico de negocio, derivó en una interesante plática sobre cómo transmitir a nuestros hijos  la importancia de establecer prioridades y dar valor a lo que como padres podemos darles.

Cuando hablamos de dinero y sobre la importancia de poner en orden nuestras finanzas personales, quienes somos padres solemos preguntar  ¿cómo enseñar a nuestros hijos a ahorrar? y al momento surgen recomendaciones tales como: “dales una alcancía desde pequeños”, “haz que trabajen en casa y asígnales cierta cantidad semanal”, “usa un contenedor transparente, al estilo de la película UP”, etcétera, etcétera… pero lo que pocas veces nos atrevemos a decir es “hay que enseñar con el ejemplo”

Al igual que nuestros pequeños “clonan” la forma en que contestamos el teléfono, caminamos, comemos, hablamos y todo lo que hacemos, también aprenderán a relacionarse con el dinero de la misma forma en que nosotros lo hacemos. Si nos ven felices al gastarlo a manos llenas, entonces querrán gastar también para procurarse momentos de placer, si nos ven sufrir porque nunca nos alcanza, entonces aprenderán que el dinero solamente nos hace sufrir.

Durante la entrevista con Felipe, comentábamos acerca del mucho trabajo que le representó llevar su negocio al nivel de operación actual y el tiempo y esfuerzo que le ha tomado construir un patrimonio que hoy le brinda la posibilidad de preguntar a su hija ¿qué vas a querer para tus XV años? Confieso que mientras escuchaba el relato de esta conversación entre padre e hija, no puede evitar barajar las siguientes hipótesis acerca de lo que la princesa escogería para tan especial ocasión:

  1. Viaje a Europa
  2. Auto último modelo
  3. Fiesta por “todo lo alto”
  4. Viaje de “shopping” para renovar el guardarropa
  5. ¿Cirugia plástica? (se dice que están de moda a esta edad)

Pues resulta que no acerté con ninguna de las opciones pues la futura quinceañera pidió:

¡Un taxi para ponerlo a trabajar y comenzar así su primer negocio!

En un ambiente privilegiado donde podría pedir (y obtener) cualquiera de los regalos típicos de XV años, esta princesa tiene en mente comenzar a construir su propio patrimonio gracias al ejemplo que ha venido observando desde pequeña, tal como lo demuestra la carta que su orgulloso padre porta en la cartera.

¿De qué sirve comprar una alcancía a nuestros hijos si ellos nunca nos ven depositar en la nuestra? ¿Cómo le explicas a tu pequeño que no puedes comprarle la última consola de videojuegos cuándo él te ve comprar electrónicos innecesarios a crédito? Si yo no hago trabajo de mantenimiento en casa ¿cómo puedo exigirle que él lo haga? ¿Cómo les enseñamos a posponer sus antojos cuando nosotros “valemos todos esos pequeños lujos”?

Y tú ¿cómo le vas a enseñar a tus hijos a ahorrar?

Karla Bayly

Read Full Post »

Comenzar una empresa intentando sortear las olas de la recesión tiene una fuerte dosis de trabajo, estrés, nervios y a veces olvidamos lo que hoy me recordó cierto empresario que esta entrando en mi categoría de Maestros Jedi de los negocios:

Tener tu empresa debe tener una gran dosis de diversión

Así que de regreso a casa no hice sino recordar lo bueno que ha sido el proceso de echar a andar el negocio familiar con la emoción de cada pequeño logro y el aprendizaje de cada uno de los tropiezos.

Se estima que en México alderedor del 98% de las empresas son empresas familiares, así que si estas en el proceso de independizarte, o la crisis ya te independizó a fuerzas, te comparto algunas reflexiones sobre lo que puede echar a perder la diversión en tu negocio. Revísalas y busca aquellos puntos que puedan convertirse en un área de oportunidad:

 

Los mitos de las empresas familiares: O’Malley (fuente: www.ipade.mx)

1. “Ahora que estamos trabajando juntos, nos llevaremos mejor”.

Pensamos que el negocio familiar puede darnos la oportunidad de unir a la familia en una pasión compartida. Nos puede servir como una nueva vía de acceso para la comunicación familiar, una nueva razón para confiar en nuestros parientes. Sin embargo, no siempre las cosas no son de color de rosa, el negocio puede llegar a ser un lugar donde las pasiones se contagien de conflictos y enojos. Un lugar donde la comunicación encuentre su estancamiento y la confianza entre los familiares se desvanezca.

2. “La empresa familiar es una oportunidad para emplear a toda la familia.”

No hay que ser ingenuos, las empresas familiares no hacen milagros. Una relación familiar que desde antes ha sido compleja, difícil y creadora de problemas no puede mejorar por participar en el negocio familiar. De hecho, la empresa familiar puede convertir una buena relación en una mala y una mala relación en una pésima.

3. “Se pueden mantener separados los asuntos de la empresa en la empresa y los asuntos de la familia en la familia.”

En una empresa familiar existen varias personas que intervienen y complican la toma de decisiones. Están los miembros no familiares del negocio, miembros familiares del negocio y los familiares que opinan del negocio sin tener ingerencia directa en él. Con tantos intereses revueltos, es imposible separar a la familia del negocio.

4. “No me importa lo que otros miembros de la familia piensen”.

Esto es así porque muchas veces las necesidades del negocio no se identifican con lo que cada uno de los miembros de la familia quieren para sí mismos. Además, es muy difícil que cada uno de los miembros de la familia reciba una compensación justa y equitativa. Siempre están sujetos a comparaciones e inconformidades.

5. “La empresa familiar siempre es un lugar con un ambiente cálido amigable y seguro.”

En un negocio familiar lo primero que hay que hacer es enfrentar nuestra vida familiar ya que esta se proyectará en el negocio. Si uno es feliz en la familia entonces podrá ser feliz en el negocio. Si uno no es reconocido en la familia, difícilmente se le reconocerá en el negocio. Si sientes arrepentimiento por trabajar en el negocio, entonces cometiste el error de trabajar ahí.

6. “No debes de decir te quiero mucho en el trabajo.”

Si la relación familiar fuera del negocio es mala, hay que tener cuidado, pues dentro del negocio será nefasta. Los padres deben ser conscientes que no siempre son los mentores indicados para sus hijos en su formación profesional. Si los padres no pueden hacer notar los errores que cometen los hijos dentro del negocio, si no les pueden reconocer sus aciertos, si no les pueden decir te quiero, entonces no es conveniente que los contraten.

7. “No te quedes con nada, yo acepto la crítica.”

Unirse al negocio familiar es como casarse: no resuelve nada. Los negocios familiares están llenos de sentimientos encontrados, llenos de falso sentimentalismo generador de rencores, de leyes implícitas que deterioran la convivencia personal y profesional, por ejemplo:

a) “Di lo que quieras siempre y cuando sea lo que quiero oír.

b) “Di lo que quieras pero piensa lo que dices.”

c) “Cuando te separes de tu esposa te separarás del negocio.”

d) “Nadie cobra antes que el jefe.”

8. “No me importa lo que le pase a la empresa sólo quiero que mis hijos sean felices.”

Se deben considerar tanto las capacidades de los miembros de la familia y las prioridades del negocio. No todos los miembros de la familia tienen las mismas capacidades. Es importante que en el negocio familiar se tenga la suficiente sangre fría para elegir qué miembros de la familia han de colaborar en la empresa. Por ejemplo, el padre debe de tomar en cuenta para contratar a sus hijos:

a) Si tienen la capacidad para el puesto

b) Si los hijos quieren participar en el negocio.

c) ¿Se contrataría si no fuera pariente?

d) Si fuera despedido, ¿la relación permanecería intacta?

9. “Me retiraré en unos meses.”

Para cuestiones de la sucesión hay que hacer ver a los hijos que el negocio no es ni un premio ni tampoco una mina de oro. Pensar que el negocio es una recompensa genera un ambiente hostil de absurda competencia. Los hijos se impacientan porque quieren resultados fáciles y ganancias abundantes, para ellos la paciencia es una característica indispensable. Las ganancias son primero para los padres, luego ya habrá ganancias para los hijos. Cuando algún miembro de la familia ambiciona quedarse con el negocio, es el momento perfecto para mandar su currículo a otra empresa y dejar atrás al negocio familiar.

10. “Tengo que trabajar aquí, no tengo otra alternativa.”

Quien piense en trabajar en una empresa familiar debe de desechar las siguientes razones:

a) Porque quiero reiniciar mi relación con mis familiares.

b) Es que mis padres me necesitan.

c) Mis padres me han dado tanto que les debo, al menos, trabajar con ellos.

Quien piense en trabajar en una empresa familiar debe de buscar algunas razones como las siguientes:

a) ¡Me encanta el negocio!

b) ¡Quiero ser parte de él!

11. “¿Lo quieres por escrito? Entonces no me quieres.”

Llegar a un acuerdo con algún familiar y no ponerlo por escrito es acordar en que en un futuro habrá desacuerdos. En los negocios familiares hay que poner de relieve constantemente que no se debe hablar de problemas familiares.

Karla Bayly

Read Full Post »

Te invito a formar parte del taller: ¿Cómo poner en orden mi dinero?

Diapositiva1

23 y 25 de junio
19 a 21 horas
informes@karlabayly.com

Read Full Post »

Estoy escribiendo este post mientras planeo una sesión sobre Familias Financieramente Inteligentes (¡me gusta el título!) y la elaboración de un Plan Financiero Familiar. Me gustaría facilitar este taller haciendo un paralelo entre la estrategia familiar y la estrategia corporativa ya que ambas incluyen comunicación, establecimiento de metas, revisión de los avances, corrección y actualización.

A simple vista el asunto de la comunicación parecería obvio. Pero, tal como he escrito anteriormente, el tema financiero puede ser, si no tabú, al menos si muy complicado entre la pareja y aún más si se incluye a los hijos, a quienes tratamos de proteger ocultándoles (no siempre con éxito) en que estado se encuentran las finanzas familiares.

Sin pretender que el tema de dinero sea prioridad para la familia, creo que poner en orden este aspecto puede ser un buen punto de partida por la emocionalidad que representa.

Aún cuando la situación pudiese no ser mala y simplemente se tome la decisión de modificar hábitos de consumo y ahorro, cualquiera que sea el objetivo final, frecuentemente observo que el plan financiero de la familia se convierte en cruzada de un soldado/amazona solitario.

Recuerdo un taller que facilité en donde una de las asistentes, cuyos hijos calificaban como “coda” y “obsesiva” se quejaba de lo difícil que le resultaba ahorrar y controlar los gastos de casa. Al preguntarle si su familia estaba al tanto de los montos que se gastaban en energía eléctrica, gasolinas y despensa su respuesta fue ¿para qué van a querer saber? Y, como sucede frecuentemente, ella misma se respondió algo así como “esa es la razón por la que piensan que solo ando molestando, no saben lo gastados que estamos…”

Cualquiera que sea su edad, los hijos agradecen ser tomados en cuenta como parte de la familia. No se trata de transmitir enojo o preocupación, sino de explicarles los beneficios en el cambio de hábitos de la familia en la forma que sea adecuada a su nivel de comprensión. Si tienes hijos pequeños, recomiendo ampliamente ir a la sección infantil de la página de Condusef pues, mediante juegos y enlaces a otros sitios, proporciona la educación financiera que, desafortunadamente, ningún plan de estudios en nuestro país incluye :-(.

Hablemos ahora de la medición de resultados como otro componente de la comunicación familar. De no existir, además de no saber si las estrategias están funcionando, la motivación del equipo (familia) disminuirá. Si se establece como meta disminuir el monto del recibo de luz, por ejemplo, se debe informar que tanto se viene gastando y cuál es la meta. A medida que nos acercamos a la meta conviene agradecer los esfuerzos que la familia, tal como haría un director general festejando lo que se conoce como “metas intermedias”

Finalmente, recordemos también que los líderes exitosos toman en cuenta la retroalimentación constante de su equipo. No estará de más pedir a la familia ideas acerca de cómo pueden ahorrar más. Seguramente se recibirán ideas muy creativas, que a su vez mantengan a todos los miembros de la familia enfocados en convertirse en una Familia Financieramente Inteligente.

Puede no ser un camino fácil, pero el recorrido hacia la salud financiera puede estar lleno de satisfacción y crecimiento. Si decidimos recorrerlo en familia, será un momento de crecer juntos y apreder a valorarnos ¿no te parece?

Read Full Post »

Cuando nos proponemos llevar un presupuesto para el control y planeación de nuestros gastos son muchos los obstáculos que enfrentamos, desde el tomarnos el tiempo para llevarlo a cabo y actualizarlo así como vencer las restricciones que suponemos que nos planteará.

Si has intentado apegarte a un presupuesto habrás notado que muy difícilmente “le pegamos” a la primera, pero una vez que emprezamos podemos realizar ajustes hasta que el porceso se vuelve sencillo a la vez que nos proporciona libertad y seguridad financiera. Hoy quiero hablar de una razón más para llevar un presupuesto y tiene que ver con la estrategia para comprar el mejor seguro para tu familia.

Cuando decidimos adquirir un seguro de vida la palabra que “resuena” en nuestra cabeza es la PROTECCIÓN y siendo una palabra tan importante tiende a llenar nuestra mente y hasta ahí nos quedamos… dejamos que el asesor de seguros haga el resto y decida por nosotros el monto que contrataremos o, peor aún, contratamos lo que pensamos que podemos pagar. Aqui entra en juego lo ayuda que un presupuesto puede darnos. Nuestro presupuesto nos indica a cuánto ascienden las necesidades reales de nuestra familia y nos orienta acerca de la cantidad que podemos disponer para el pago de las primas del seguro. Imagínate, es como ir a un lugar que no conoces pero contanto con un mapa detallado ¿suena bien, no?

Adquirir un seguro de vida cuando eres el principal (o único) sostén de tu familia habla de tu generosidad y preocupación hacia ellos y es uno de los escalones hacia tu salud financiera. Si estás en posibilidad de hacerlo te recomiendo que:

-Tengas claro el objetivo que cubrirá dicho seguro. En caso de faltar, la cantidad que reciba tu familia será usada para ¿mantener su nivel de vida por cierto tiempo? ¿cubrir la educación de tus hijos? ¿quedar como un fondo de emergencia? ¿usarse para arrancar un negocio? ¿saldar deudas? Sea cual sea el propósito, platícalo con tu familia y explícales lo que esperas que hagan en caso de que tú no estes, créeme que no es de mala suerte ni “estas tentando” a tu suerte. Siemplemente estas comunicando una estrategia.

-Busca el mejor asesor de seguros. No compres a la primera persona que te lo ofrece. Infórmate, compara opciones. El asesor profesional sabrá contestar todas tus dudas y estará interesado en tener una relación de largo plazo contigo y con las personas que puedas recomendarle y no solamente en la comisión que cobrará por tu poliza.

¿Llevas un presupuesto familiar? ¿Puedes compartir alguna experiencia relacionada?

Read Full Post »

Dado que este encierro todavía va para largo, no nos queda sino tomarlo con optimismo y buscar la manera de sobrellevarlo sin morir en el intento. Este es el momento de poner el clavito para colgar el cuadro que se cayó hace un par de meses y no habiamos tenido tiempo para volver a poner en su lugar, acomodar la pila de ropa que se ha ido quedando en el fondo del closet, etc., etc… Se me ocurre que también podemos llevar a cabo algunas tareas que tendrán impacto en nuestras finanzas, tales como:

-Visitar la página de la CONSAR y verificar en que lugar con respecto a sus rendimientos se encuentra nuestra Afore da click aqui. Te asombrarías de saber que un solo punto porcentual de rendimiento adicional podría tener un impacto mayor del 20% en el monto que acumularás en la cuenta de retiro (dependiendo de tu edad y tus ingresos) La página ofrece una calculadora que te puede ayudar a darte una idea.

-Armar tu archivo personal y aprovechar para leer con detenimiento las pólizas de seguros si es que cuentas con ellas. Ya sea que compremos los seguros de manera independiente o que sea una prestación laboral, puede pasar que una vez que te entregan la póliza la almacenamos y nos olvidamos de ella. Platica en familia sobre la existencia de dichas pólizas pues ante una emergencia es muy importante estar al tanto.

-Regístrate a los servicios en línea para hacer consultas y transacciones de bancos, inversiones, afores, etc. A veces dejamos de hacer el trámite por falta de tiempo y dejamos de ahorrar en idas al banco o pagamos penalizaciones. También puedes darte de alta para pagar tu recibo de luz da click aqui y otros servicios.

-Seleccionar libros o películas que ya no quieras conservar. Blockbuster te compra las películas usadas y, si no te parece justo el precio, tal vez puedas intercambiarlas con amigos. En cuanto a los libros, les estarás dando la posibilidad de “volver a la vida” al llevarlos a una tienda de segunda y estarás ganando espacio en casa.

Finalmente, puedes tener un buen rato de diversión dándole vuelo a tu creatividad. So, autora de Blog y Lana tiene un post sobre cómo crear tu propio complot puedes verlo aquí Haz que cada miembro de tu familia arme su complot siguiendo las reglas, compártanlo y decidan quien es el ganador. Seguramente pasarán un buen rato.

Read Full Post »

Older Posts »