Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 mayo 2009

Ya sea que te encuentres en una situación agobiante y estés haciendo un gran esfuerzo para mantenerte a flote, o que las deudas no se encuentren en tu lista de preocupaciones, te invito a revisar el siguiente cuestionario que tiene como propósito validar la actitud que tenemos hacia el crédito y la responsabilidad que asumimos para saldarlo.

1. Si reúnes los últimos doce estados de cuenta de tu(s) tarjeta(s), y procedes a subrayar o marcar los gastos registrados de acuerdo a: necesidades (amarillo) y gustos/premios (rojo), el color que predomina sobre el papel es:

a)      Amarillo. Recurro al crédito para hacer frente a gastos inesperados o para financiar compras planeadas.

b)      Mitad y mitad. Destino mi ingreso para pagar en igual proporción deseos y necesidades.

c)      Rojo. Mi deuda se produce para dar gustos a mí y a mis seres queridos.

2. Los plazos para liquidar una deuda se acortan en función de nuestra capacidad para destinar montos mayores al capital del adeudo. La cantidad que destinas mensualmente a diversiones y comidas fuera de casa podrían ser parte de ese monto, tu…

a)      Reduces al mínimo tus gastos. Buscas alternativas de diversión sin costo y cada mes destinas ese ahorro al pago de tus deudas.

b)      Consideras que esta cantidad “no pinta” aunque no realizas algún cálculo matemático que sustente esta afirmación.

c)      Sabes que la vida solo se vive una vez y no vas a sacrificarte ni sacrificar a tu familia para hacer al banco más rico.

3. Para lograr unas finanzas sanas se recomienda principalmente el ahorro pero también existe la posibilidad de generar mayores ingresos vía un segundo empleo (que por el número de horas y horario seguramente será de menor nivel al que ya tienes), inicio de un negocio alterno, la venta de multinivel, etc., al respecto piensas…

a)      Estamos en crisis y es difícil tener un primer empleo, mas no descarto la posibilidad de dar clases, cuidar niños o apoyar cualquier otro oficio. También estoy considerando iniciarme como empresario o diversificar el negocio que ya tengo. Necesito ganar más dinero.

b)      Opino que las cosas están muy difíciles, prefiero enfocarme en mantener lo que tengo seguro y ahorrar de acuerdo a lo que pueda.

c)      Trabajo demasiado, no se cuanto voy a durar con este trabajo, además si hubiera otro lugar en donde pudiese ganar más ya me habría ido ahí. Nadie me va a pagar más así como están las cosas.

 

4. Los intereses que cobran los bancos en nuestro país están muy por encima (hasta 5 veces) que los que se cobran en Estados Unidos y Europa. Durante los últimos años otorgaron tarjetas de crédito sin estudiar la capacidad crediticia de los solicitantes lo que les atribuye una proporción de la responsabilidad del incremento en los adeudos. Recientemente ha comenzado a limitar las disposiciones de efectivo y han disminuido los límites de crédito buscando así mantener al mínimo la cartera de crédito.

a)      No me da gusto, pero siento cierto alivio al saber que no voy a seguir endeudándome

b)      Me enoja que decidan por mí. Yo cuento con esa línea de crédito para mantener mi economía a flote y soy capaz de decidir si lo uso o no.

c)      Eso se llama discriminación y es una razón más para mi molestia. Me dan ganas de desquitarme.

 

5. Otra fuente importante de ahorro que podrías destinar al pago de tarjetas es eliminar, o al menos reducir el gasto en vacaciones y el consumo de alcohol, cigarros y refresco.

a)      Es un gran sacrificio y no sé si valga la pena pero admito que me ayudaría a ahorrar y estoy dispuesto a intentarlo.

b)      Puedo eliminar algunos pero no renunciar a todos, prefiero hacer otras cosas si alguien puede demostrarme el beneficio.

c)      Ya tengo demasiados problemas y mis gustos son lo único que me relaja. No pienso exponerme al estrés, depresión o un infarto para hacer feliz al banco.

 

6. Se acerca navidad y quieres demostrar tu cariño a las personas que amas

a)      Mi familia y amigos cercanos conocen la situación en la que me encuentro y comprenden que este año no puedo hacer obsequios. El mejor regalo que puedo darles es salir pronto de este problema y hacer borrón y cuenta nueva.

b)      Haré el sacrificio aunque no voy a estar al nivel de otros años.

c)      Navidad se trata de regalar y de a como pueda. Las cosas se componen luego y no voy a angustiar a mi familia con mis cosas.

 

Resultados:

 

Mayoría de A: Estas siguiendo las recomendaciones que dicta el sentido común para disminuir tu deuda lo más pronto posible pagando lo menos de intereses. Reconoces que el crédito sirve para hacer frente a imprevistos y no es dinero que te regalaron. Quizá haya sido por la vía dolorosa, pero asumes tu responsabilidad y trabajas para solucionar tu problema. Trabaja en aquellos puntos en donde tus respuestas no fueron A.

 

Mayoría de C: El primer paso para encontrar una solución es reconocer que verdaderamente existe un problema. Necesitas trabajar en identificar que tipo de relación tienes hacia el dinero y una vez desde ahí enfocarte en salir de éste que en realidad no es tu mayor problema, pues aunque pagues tus deudas o te cambies de nombre y de estado para que no te encuentre el banco, tarde o temprano vas a repetir el patrón y estarás endeudado de nueva cuenta. Los bancos NO son personas y no sufren, se agobian ni desgastan sus relaciones para que les pagues. Tu SI eres una persona que merece vivir en un estado de tranquilidad y armonía.

 

Mayoría de B: Elige en que polo quieres estar. Revisa nuevamente tus respuestas y decide hacia donde quieres moverte. El dinero es un objeto y su fin es utilitario, no permitas que tome el control de tu vida y tu tranquilidad

Anuncios

Read Full Post »

No es un concurso, tampoco uno de los muchos fraudes vía Internet y te aseguro que es completamente legal…

se trata de maximizar los rendimientos de tu afore.

¿Cuándo fue la última vez que verificaste el rendimiento neto de tu afore y su desempeño contra la competencia?

 No estar directamente involucrados con los depósitos que la empresa realiza a nuestro ahorro para el retiro, así como la expectativa tan lejana que tenemos para obtener beneficios de ese ahorro, son dos factores que juegan en contra del monto final de nuestra pensión, pues podemos dejarlo en el olvido dejando de percibir un importante diferencial por no estar en la afore adecuada.

Esta situación de olvido se da también con cierta frecuencia entre mujeres que desempeñaron un empleo formal remunerado durante varios años y lo dejaron para dedicarse al cuidado de los hijos, sin dar seguimiento a ese ahorro, mucho o poco, al que tendrán derecho una vez que lleguen a los 65 años.

Los hombres no están exentos del descuido. Ya sea que lo consideren como un ahorro marginal o que hayan dejado un empleo corporativo para establecer su propio negocio (donde no se hayan otorgado derechos como trabajador asalariado) suelen no dar seguimiento al comportamiento de su afore.

Si bien es cierto que ninguno de nosotros podrá vivir a cuerpo de rey gracias al ahorro que acumulemos en la subcuenta de retiro, cesantía y vejez (RCV), tampoco se trata de olvidarnos de que maximizar esa cantidad es nuestra obligación y que nadie se hará responsable por nosotros.

Para entender lo que un cambio a tiempo puede significarnos, tomemos el ejemplo de una persona de 40 años que dejó de cotizar de manera formal y cuenta con la cantidad de $ 100,000 en la subcuenta RCV depositados en un afore cuyo rendimiento neto es del 4.31%

Si el rendimiento de esta afore se mantuviera constante, dentro de 25 años, los $ 100,000 se convertirán en $ 287,176.

Ahora bien, si esta persona hubiese consultado el comparativo de rendimientos netos que ofrece la CONSAR , habría descubierto que su afore se encontraba en el lugar 15 (sobre un total de 18). La afore que ocupa el primer lugar, de acuerdo a la Siefore que corresponde a su edad (SB3), otorga un rendimiento neto de: 6.73% por lo que los mismos $ 100,000 se convertirían en $ 509,522 en un periodo de 25 años.

$ 509,522 – $ 287,176 =  $ 222,345

¡La diferencia de rendimiento, en pesos de hoy, entre ambas afores es de: $ 222,345!

Esta diferencia variará de acuerdo al rendimiento neto de la afore seleccionada, al monto que el trabajador (o ex trabajador) tenga acumulado así como del número de años que falten para llegar a la edad de jubilación y el hecho de que se continúe haciendo aportaciones, ya sea vía el patrón o voluntarias a la cuenta de retiro.

¿Qué tienes que hacer para lograr un diferencial a tu favor? ¡Solo una llamada!

Verifica el lugar que ocupa tu afore en cuanto a rendimientos y, si no esta en los primeros lugares, llama a aquella que consideres más atractiva y pide que envíen un asesor a tu domicilio o centro de trabajo, para llenar una solicitud de cambio y entregar la documentación que te soliciten. El cambio entre afores es gratuito.

Recuerda que la desinformación es enemiga de tus finanzas personales.

Karla Bayly

Read Full Post »

 

Cuando planeamos una estrategia financiera para el largo plazo, desearíamos poder contar con todos los elementos que nos proporcionen la tranquilidad a futuro. Sin embargo, existirán ocasiones en las cuales sea necesario establecer prioridades y quizá haya que tomar algunas decisiones difíciles.

¿Qué hacer si mi presupuesto me obliga a decidir entre hacer un ahorro para mi retiro o pagar la educación de mis hijos? La respuesta parece sencilla, pues la mayoría de personas aseguran preferir ahorrar para pagar la educación de sus hijos vs. procurarse un plan de retiro.

Detrás de esta decisión, consideramos que, en un escenario donde es difícil destinar una cantidad fija al ahorro, la prioridad suelen ser nuestros hijos sin pensarlo demasiado. Además de que puede ser difícil ponerse uno mismo como prioridad, especialmente las que somos mamás corazón de pollo y encima programadas genéticamente para aventarnos de cabeza en un abismo con tal de hacerles la vida más llevadera a nuestros retoños :-).

Influye también cierta aversión a pensar en el laaarrrgo plazo que falta para convertirnos en adultos mayores, y es una imagen que no nos gusta tener en la cabeza. Sin embargo, pregúntenle a cualquier padre de recién nacido, que tal se verá su retoño portando una toga y birrete. Definitivamente es mucho más agradable la segunda imagen ¿cierto?

En nuestro caso (mi esposo y yo), las turbulencias de la economía nos pusieron a considerar seriamente entre supender los planes para el retiro o los de educación. Después de darle algunas vueltas, y creánme que no fue una decisión sencilla, decidimos poner en pausa los planes de educación y éstas fueron nuestras razones:

-Cuando nuestros hijos tengan edad para asistir a la universidad, nosotros andaremos llegando a los 50’s, una edad aún productiva en donde podremos estar generando ingresos.  No será así si llegamos a los 65 o 70 años y no tenemos ni para la pomadita anti-reumas.

-Hoy en día existen, y sin duda seguirán existiendo, las becas y financiamientos educativos. En mi caso hice uso de una combinación de ambas opciones para pagar mi educación y no voy a mentir deciendo que me fascinó pagar créditos educativos, pero soy honesta al decir que el esfuerzo me hizo valorar mucho más cada título que recibí.

-No hay créditos ni becas para la adultez en plenitud.

-Prefiero no pensar en esta, pero siempre existe la opción de que mis hijos salgan trovadores y decidan no ir a la universidad. Mientras tanto, a menos de que Michael Jackson nos haga un huequito en su congelador, no hay manera de que mi esposo y yo evitemos el paso de los años.

-Si alguien tuviese que elegir entre pagarse la universidad, conseguir una beca o asistir a una universidad pública por cinco años, contra hacerse cargo de los gastos médicos y de sustento de sus padres por un tiempo indefinido… ¿qué opción creen que eligiría?

Karla Bayly

Read Full Post »

Controla la jugada de tus finanzas

Controla la jugada de tus finanzas personales

Después de una convivencia extendida con cierto futbolista de sillón, he podido advertir que, en este deporte, existen básicamente dos tipos de estrategia a desarrollar sobre la cancha: salir a meter goles (estrategia ofensiva) o salir a defender la portería (estrategia defensiva). Lo mismo sucede con nuestras finanzas personales.

¿Cuál es tu estrategia financiera? ¿Defensiva u ofensiva?

Seguimos una estrategia defensiva cuando nos enfocamos en parar los goles a nuestras finanzas creando una cuenta para las emergencias. La efectividad del portero se mide en relación a su capacidad para hacer frente a reparaciones en el hogar, reparaciones al auto y otros gastos inesperados como tal como la pérdida del empleo.

Ahora bien, el portero no es el único responsable de mantener el marcador. En este equipo de 11 jugadores hace falta una buena defensa, encargada de contar con un seguro de gastos médicos mayores, seguro de auto y un seguro de vida y de incapacidad. La escuadra conseguirá mejores resultados si hay algún medio de contención que le haga marcación personal a los posibles accidentes del hogar y cubra el rubro de responsabilidad familiar.

Hasta aqui vamos muy bien, mantener intacta la red y los marcadores en ceros dan a nuestro equipo cierto “aire” y sensación de seguridad durante la liguilla, pero sabemos que no es ésta la estrategia que gana partidos y escala posiciones en la tabla general, ni tampoco atrae aficionados al estadio.

Para llegar a disputar la final, nos es claro que una excelente defensa es la columna vertebral en la cancha, pero se necesita de delanteros contundentes. La camiseta número 10 de tus finanzas tendrá la misión de armar jugadas estratégicas para asegurar la educación de tus hijos, la compra de un hogar y, la más contundente de todas: un plan de retiro que te permita disfrutar de tranquilidad financiera al final de la vida laboral.

Finalmente, el marcador será remontado por el jugador número 9, encargado de tu educación financiera. Este jugador sabe que no es necesario conocer la composición molecular de la ley del ISR y los fondos de inversión. Sin embargo tiene la fuerza y velocidad necesarios para hacer uso de ellos y, de esta manera, conseguir los mejores tantos de la temporada realizando una planeación fiscal eficiente y asegurando los mejores rendimientos a tus inversiones.

¿En qué posición de la tabla ubicarás a tus finanzas personales al final es esta liguilla?

Karla Bayly

_________________________________________________________________________________

Creo que habia olvidado un elemento muy importante. Nada anima más a un equipo que una apasionada y leal afición. El amor y entrega del público se verán recompensados en base a la elaboración de un testamento que les evite conflictos, largos trámites y desembolsos cuantiosos en honorarios legales 🙂

Read Full Post »

Tragedia #1: En nuestro país no existe una cultura del ahorro.
Tragedia #2: Para gran parte de la población ahorrar es igual a guardar el dinero (igual que guardar calcetines en un cajón o la caja de cereal en la despensa).
Tragedia #3: De los que ahorran, solo el 14% lo hace en una institución formal.
Tragedia #4: Las “tandas” son las reinas del ahorro informal.

¿Por qué me dan urticaria las tandas? Porque durante años he observado a mi familia (principalmente mi abuelita, que hasta credencial de cliente distinguido ha de tener) y a algunos incautos colegas de oficina someter su ahorro a riesgos altísimos (nunca falta la Doña Tragedias que deja a todos colgados o Don Vivales que se hace ojo de hormiga después de recibir su dinero), obteniendo ¡CERO! rendimiento o, peor aún, rendimientos negativos si tomamos en cuenta la inflación.

Ahorrar significa sacrificar el consumo presente y ese sacrificio merece un premio llamado rendimiento. Cuando hemos iniciado un proceso de planeación financiera y logramos destinar cierta cantidad al ahorro, entonces buscaremos generar rendimientos positivos.

Lo más aconsejable será depositar ese ahorro en una institución regulada por la CNBV (checa el listado de instituciones autorizadas ya sea un banco o una sociedad de inversión) y no dejarnos engañar por bancos o sociedades de ahorro marca ACME que ofrecen un rendimiento por debajo de la inflación y mucho menos por nuestra vecina, tía o colega, organizadora profesional de tandas.

La buena noticia para nosotros es que tenemos la opción de consultar información sobre los rendimientos de inversiones, ya sea a través de la Condusef o los propios portales de los bancos y así asegurarnos de tomar una decisión informada sobre en donde invertir nuestro dinero.

La mala noticia, para algunas personas, es que en ocasiones tomamos decisiones equivocadas con respecto a nuestras finanzas personales, tales como prestar dinero, comprar cosas que no necesitamos o participar en tandas por no saber decir “no” o el miedo al “que dirán”.

En este caso necesitamos trabajar en nuestra capacidad de ser asertivos, es decir, ser capaces de expresar nuestros deseos y sentimientos a través de un lenguaje verbal y corporal congruente sin necesidad de mentir, evadir, frustrarnos o enojarnos. La asertividad nos ayuda a conocernos mejor y ser conscientes de nuestra actitud hacia el conflicto.

Si yo puedo visualizarme ante la invitación a participar en una tanda (o cualquier otra barbaridad financiera, tal como prestarle dinero a mi primo, deudor #1 de la banca comercial) y, en lugar de aceptar por compromiso, puedo demostrar seguridad y preguntar: “¿Puedo ser la primera en recibirla?”, “¿Cuánto voy a ganar de intereses?” o “Gracias pero prefiero invertir mi ahorro en el lugar X donde obtengo Y rendimientos” En ningún momento estaría mintiendo, no estaría ofendiendo a nadie ni voy a terminar enojada o frustrada porque tuve que “regalar” mi dinero.

¿Por qué es importante trabajar en este tema? Pues, como lo he explicado anteriormente, estoy convencida de que la salud financiera tiene su origen dentro de nosotros y nuestra forma de relacionarnos con el dinero. Si el camino hacia nuestra salud financiera nos ocasionara conflictos, tanto con nosotros mismos, como con las personas que apreciamos, seguramente estaremos condenando nuestras metas financieras hacia el fracaso.

¿Has tomado alguna mala decisión financiera por no saber decir no?

Karla Bayly

Para saber más:

-Visita a la Pequeña Capitalista quien tiene un par de buenos post con respecto a las tandas.
-Inscribete al curso GRATUITO en línea sobre Asertividad que ofrece el portal de Capacitanet

Read Full Post »

Einstein lengua

El interés compuesto es la fuerza más poderosa de la galaxia. Albert Einstein

Algunas de las frases que más se escuchan en el ámbito de la planeación financiera son:

  • Ahora no puedo ahorrar, no me alcanza
  • Comienzo el año que entra
  • Lo que pudiera ahorrar es muy poco, mejor me espero a juntar más
  • Tengo tiempo, aún estoy joven
  • ¿Puedes imaginar una bola de nieve bajando una pendiente e incrementando su tamaño conforme avanza? ¡Esa es la definición del interés compuesto! A un capital inicial se le van acumulando los intereses de tal manera que van creciendo paulatinamente.

    Este efecto es espantoso cuando eres deudor de una tarjeta de crédito pero ¿puedes imaginar lo que podría suceder si los que crecieran fuesen tus ahorros?

    Imagina a dos amigos recién graduados de la universidad. Juan (que era lector asiduo de este blog) decidió ahorrar $3,000 anuales a una tasa de interés del 10% mientras que Miguel gasta el total de su salario no estableciendo ningún plan de ahorro.

    Cuando los dos amigos se encontraron para el festejo del 10mo aniversario de su generación Juan había ahorrado $52,594. En este momento Miguel decide comenzar su ahorro por la misma cantidad y a la misma tasa de interés ($3,000 @ 10%) mientras que Juan (que se reencontró con Margarita, su antigua novia) dejó de depositar su ahorro anual pero sin retirar el dinero que había ahorrado durante los primeros 10 años.

    ¿Cuánto habrá ahorrado cada uno de los amigos al momento de su jubilación, 40 años después de egresar de la universidad?

    Interes compuesto

    Observa la tabla y verás que aunque Miguel ahorró rutinariamente durante los siguientes 30 años, jamás logró igualar el ahorro de su amigo ¡La diferencia es de $374,895!

    $3,000 anuales es lo que puedes ahorrar haciendo cambios en tu presupuesto por ¡250 al mes! Ideas: cigarros, cafés boutique, vueltas innecesarias al súper, refrescos de máquina o cualquier otra. El horizonte de tiempo en inversiones de largo plazo (y aquí aclaro que largo plazo en una inversión no es menos de 10 años) es el mejor aliado del interés compuesto.

    ¿Crees que sea buena idea dejar tu plan de ahorro para mañana?

    Karla Bayly

    Read Full Post »

    Y para ponerle la cereza al pastel con esta serie sobre las compras por impulso (parte 1 y parte 2), no podía pasar a otros temas sin una última pregunta:

    ¿Soy un(a) comprador(a) por impulso?

    Los siguientes enunciados están basadas en la Escala de Hábitos de Conducta y Consumo (Degeneri, Palavecinos y Ripoll, 1998):

    1. Cuando vemos un anuncio, comercial, despleglado publicitario de un nuevo producto o servicio y sentimos emoción por probarlo. Podemos describirlo como una reacción emocional más que racional.

    2. Tan solo con entrar al centro comercial o tienda podemos notar que ha cambiado nuestro estado de ánimo. Ya sea que nos sentimos de mejor humor o incluso con cierto nerviosismo.

    3. Si tuvimos un mal día, nos sentimos tristes o con angustia, relacionamos el comprar algo con poder levantar nuestro ánimo.

    4. Compramos algo pensando en que si no lo llevamos a casa en ese momento, quizá se pase la oportunidad (no importa que sea una licuadora que lleva meses en la tienda)

    5. Si voy a un centro comercial, a realizar un pago por ejemplo, no puedo evitar salir sin comprar algo.

    6. La mejor parte de la compra es la sensación de que ahora el artículo me pertenece.

    Vivimos bajo un constante bombardeo publicitario que nos hace crear carencias imaginarias asociando estados de bienestar a la adqusición de productos y servicios. Las compras no tienen que ser malas en sí mismas pero sí lo es un patrón de compras por impulso que afecta tus finanzas personales alejándote del estado de salud financiera que planeas para tu futuro.

    Una buena noticia es que nuestra actitud hacia las compras es solo eso, UNA ACTITUD que se aprende y se desaprende reemplazándola con hábitos tales como:

  • Planificar las compras haciendo una lista de productos y servicios que necesitamos
  • Darle prioridad a las compras de acuerdo a los recursos con los que contamos
  • Comparar precios entre marcas y tiendas
  • Comprar a crédito solamente si conocemos las tasas de interés, condiciones y los pagos estan dentro de nuestras posibilidades
  • Una vez que tenemos una meta y un plan de acción para realizarla contaremos con la motivación necesaria para redefinir nuestros hábitos de compra.

    Karla Bayly

    Read Full Post »

    Older Posts »